Foro sobre historia disidente de la Version Oficial y foro sobre neoruralidad y la Revolucion Integral inspirada en los estudios de Felix Rodrigo Mora.

Origen del nombre HISPANIA SPANIA ESPAÑA

Algunos de los mitos historicos y sus posibles relecturas. La Historiografia no es una ciencia exacta. De hecho esta plagada de mitos e intereses nacionales o de poder, tergiversandolo todo.

Nosotros preferimos una vision desde el pueblo, desde la mayoria, no desde las minorias dominantes y militaristas, las que han estado escribiendo la historia hasta hoy.

Moderador: 711

Origen del nombre HISPANIA SPANIA ESPAÑA

Notapor Historia » 2014 07 28, 5:16

ESPAÑA
enric cabrejas©2014
https://www.academia.edu/7275529/ESPANA ... ama_Espana

¿Por qué España se llama España?
España su denominación se dice que viene derivada del nombre de Hispania, dada por los romanos. No obstante los historiadores han admitido que el nombre de Hispania no es una palabra que proceda del latín y los etimólogos están desconcertados. Tienen un problema, pues saben que “Hispania” no es una voz latina para atribuírsela a los romanos y sin embargo saben que cuando se referían a la península ibérica lo hacían llamándola de este modo. La teoría más extendida es que: “«Hispania» proviene del fenicio i-spn- ya” según cita la Wikipedia pero... ¿y si hubiera sido de otro modo?

Cabrejas Iñesta, Enrique (Enero 2013) KARUO - EL SECRETO ÍBERO - ISBN 978-84-9030-665-9. Colección: Investigación. Editorial Círculo Rojo. Almería. DEPÓSITO LEGAL: A 1185-2012.
http://enriquecabrejas.blogspot.com.es/
http://independent.academia.edu/enriccabrejas
https://www.facebook.com/EnriqueCabrejasIniesta
http://www.academia.edu/4173562/EL_BRONCE_DE_LUZAGA




2
¿Por qué España se llama España?
Lo que voy a trasmitirles a continuación sin duda les va a dejar atónito y a sorprender en extremo, no es para menos se lo garantizo porque es algo inaudito, a la vez es la noticia más extraordinaria que jamás pueda anunciar, probablemente. Verán, España siempre se ha llamado España, nunca ha dejado de llamarse España. ¿Cómo? Ciertamente no se escribía de este modo, no con estas letras de patrón latino que usamos hoy por supuesto, y los romanos la tradujeron por Hispania pero se trata de un exónimo, en otras palabras una traducción, el etnónimo, es decir su nombre original sorprendentemente siempre se vocalizó por los autóctonos de este país con la /E/ inicial y la posterior /ñ/. Y ustedes se preguntarán cómo transitó del nombre de Hispania al actual de España, pero la respuesta es tan fácil como extraordinaria. Nunca transitó, nunca cambió, no para los autóctonos. Los romanos podían escribirla como quisieran pero siempre se pronunció para los habitantes de estas tierras como les suena hoy cuando yo les escribo España. ¿Por qué? Por el acento cario que “todo” lo hace /E/ y por el yeísmo de su /Y/ que junto a /N/ todo lo hace /Ñ/. España se vocalizaba /España/ incluso antes de constituirse como estado o nación, desde su principio, y nunca varió en el tiempo y esto tiene una razón de ser que aquí les explicaré con todo detalle. Verán, el 21 de Abril de 2012 supe descifrar la escritura ibérica tras transcribir el texto completo de “El bronce de Luzaga” y para mi sorpresa descubrí que las tesis y las publicaciones de los eruditos avalados por toda la comunidad científica en pleno y que dieron validez a un supuesto origen, ritos y lengua celta de los iberos y los celtíberos tuvieron que hacerlas sin la necesaria comprobación. Son un AXIOMA, pues advertí que no eran auténticas transcripciones sino simplemente transliteraciones fonéticas sin significado.

Como ustedes saben todo idioma se sustenta en una filosofía del lenguaje que explica su mundo y también todos los mundos posibles, por ello es tan triste perder un lenguaje porque todo un universo explicado se extingue con él y pude comprender que aun parezca sorprendente la escritura de los iberos y los celtíberos se trata de escritura helena construida con diversos alfabetos epichorikos, es decir que cada comunidad lingüística usaba caracteres propios de su territorio y por esa misma razón los lingüistas jamás pudieron encontrar coincidencias grafológicas en otro lugar que no fuera en ese territorio específico. Esa escritura es anterior al alfabeto griego de Mileto pero no obstante se trataba de una misma lengua hablada. Y pude comprobar que para los íberos septentrionales se trataba de la lengua proto-griega Frigia, para ser más concretos en su modalidad frigia-lidia-doria

En realidad, la lengua de los celtíberos y la frigia es la misma lengua, pero escrita de otro modo, con otros caracteres. Pero lo más sorprendente se lo diré ahora, a continuación:
Nuestras palabras, las que usamos hoy, pude comprobar que son las mismas que usaban ellos, otras por supuesto se extraviaron en el tiempo y no son ya de uso actual pero no obstante podemos encontrarlas todavía en el griego antiguo, incluso muchas en el griego actual, lo cual no me digan que no es el colmo, ahora bien, actualmente nosotros las conocemos escritas con ortografía de patrón latino. ¡Sorprendente!

3
¿El nombre lo pudieron dar sus fundadores los Íberos?
Verán, después de tiempos de los íberos y de los celtíberos nadie conocía ni supo hablar su idioma, no obstante en Abril de 2012 ocurrió un hecho sin precedentes en nuestra Historia Universal. Descubrí que El Bronce de Luzaga escrito en íbero septentrional tenía su origen en una lengua proto-griega, concretamente en la frigia. Una antigua lengua proto-indoeuropea de Asia Menor. Los celtíberos grabaron el texto usando un alfabeto epichorikos, quiere decirse uno ibérico propio pero los vocablos guardaban perfecto significado con el griego frigio contenido en las raíces primordiales del griego Koine. El griego Koiné recogió distintas maneras dialectales antiguas griegas. Son ellos mismos, nuestros celtíberos, quienes nos confirman a Heródoto y asombrado doy testimonio de todo ello. Me resulta sumamente emocionante, como es natural. Son ellos y no otros quienes nos dicen ser: ΕΛΑΣ... ΚΑΡΥΟ : ΤΕΚΕΣ. Es decir Helenos, Cario de Anatolia”, ¡Sorprendente! Y lo hacen de este modo:
ëlaF… Cquo : &wF.
Pero éramos analfabetos de la escritura ibérica y no lo pudimos siquiera sospechar. Era un debate abierto durante siglos y que los historiadores no pudieron resolver. Lo denominaron el problema insoluble de LAS DOS IBERIAS pero la cuestión quedó resuelta en el instante que pude leer una lámina ibérica: “El bronce de Luzaga”.
Entonces pude constatar que sencillamente era cierto, que las dos Iberias estaban relacionadas entre sí y entre esas dos Iberias finalmente se fundó Europa. El mundo quedó preparado y listo para recibir la llegada de los nuevos conquistadores. Miren, desde entonces comencé a leer su escritura y tengo una evaluación al respecto que me gustaría exponerles a continuación:

Verán, entiendo que cuando los fenicios llegaron a la península ibérica o Hispania y de los cuales se dice que la llamaron así porque significaba “tierra de conejos”, esta tierra la poblaba una cultura desde hacía miles de años establecida, la de sus genuinos fundadores los iberos cuyos orígenes me consta que no fueron celtas sino que fueron Ελλας “Helenos”. Los fenicios naturalmente tuvieron que aprender a decir donde se encontraban, pero si hubieran podido elegir probablemente hubieran escogido otro nombre. Por supuesto, la llamaron así porque imitaban la pronunciación y conocían que era el nombre original que dieron a esta península sus pobladores.
Hispania “tierra de conejos”, ¿están de broma, verdad?
España siempre fue una tierra de conejos y abundosa pero denominarla así en mi modesta opinión es francamente ridículo. Aparte de la isla de las Galápagos y poco más, quienes bautizan unas tierras tratan de que éstas formen parte de lo que para ellos es lo más importante, lo más bienaventurado, sin duda lo más sagrado. Y para los habitantes de estas tierras de conejos pero que también de caballos, ovejas, árboles, agua y peces no hay nada más santificado y consagrado que sus dioses. Resulta que los dioses de los íberos y también de los celtíberos eran en su mayor medida los dioses anteriores a los griegos Olímpicos.
Fueron los Titanes y su cultura en cualquier caso era lógicamente proto-griega. España sin duda en la antigüedad fue un conjunto de tierras Panhelénicas. Al fin y al cabo, es lo mismo que hicieron siglos más tarde sus arcanos descendientes, los conquistadores de las Américas. Sólo que para aquel entonces ya no veneraban a dioses griegos sino a los santos de la cristiandad. Vean ustedes sino algunos pocos ejemplos:
Nuestra señora de la Asunción de Panamá por Pedro Arias Dávila o la Muy leal Ciudad de Santiago por Francisco de Pizarro o San Francisco, Santa Ana, San José, y una interminable lista. Sus antepasados iberos hicieron exactamente lo mismo que ellos. Con igual o mayor devoción llamaban a los territorios del modo más bendito y santificado. Este país que es o se declara laico tiene profundas raíces religiosas que aún perduran en sus tradiciones y en su acervo génico que es tan intrínseco y arraigado, que sin duda su explicación va incluso plus ultra mucho más lejos de los tiempos de la cristiandad. Los íberos bautizaron a este país con nombre de lo que era más importante para ellos. Un dios. Un gran dios. Y querrán conocerlo y su nombre se lo voy a dar a continuación, sólo permítanme previamente que les observe de nuevo que los iberos y los celtíberos tenían muchos dioses y también muchas diosas procedentes del Egeo, pero este dios debería de ser uno muy especial. Uno que fuera digno de su adoración y culto. El dios más importante para ellos, el dios de todo. Porque para ellos esta península era todo y ellos le dieron así su nombre. Los fenicios y sucesivos pueblos llamaron a esta península según su propia vocalización pero el nombre estaba dado por sus fundadores.
¿Saben a quién me refiero?
Les daré alguna pista. La madre de este dios fue nada menos que Πηνελόπη “Penélope”, aunque a veces también se dijo que fue fruto de la hija de Δρυόπη “Driope” que era una pastora, pero lo que está plenamente aceptado es que su padre fue otro gran dios: Έρμῆς “Hermes”.
Esto no es por casualidad, nada ocurre por casualidad en la mitología griega.
Hermes es el dios de las fronteras y de los viajeros que las cruzan, igual como hicieron los iberos y también luego los
celtíberos. Él era el dios de la astucia, del ingenio, del comercio, de los pastores como los propios iberos y celtíberos. Y Hermes, el padre de nuestro dios, para llevarlo al Monte Olimpo envolvió a su hijo – el dios que dio nombre a este país– en una “piel de liebre”.

¿Comprenden por qué los fenicios hablaban de “tierra de conejos”? Al crecer se convirtió en “aparte” del panteón griego, como es el caso de la península ibérica y a la vez también de los íberos y los celtíberos. Eso fue así bien por su propia elección o bien porque su naturaleza le inclinaba a ello. Hizo de los bosques y fuentes de La Arcadia su hogar. Es el dios de la fertilidad y también de los pícaros, bandidos y cazadores. ¿Cómo se les ocurre que podían ofenderlo adorando a los conejos? ¡Sí! Ellos enviaban sus suplicas a su dios y no a mundanos conejos. Es él y no otro quien les proveerá de conejos y por añadidura. Cuando nominaron a esta tierra lo hicieron a sabiendas de que eran hijos de este gran dios. ¿No saben que son los dioses quiénes cuidan de sus rebaños? ¿No comprenden son quiénes guardan sus colmenas? ¿Quieren conocer el nombre de ese Dios? Abran bien los oídos porque su nombre es: ΠΑΝ. Sí, dios PAN. “El Dios de Todo”

ΙΣ • ΠΑΝ • ΙΑ LA TIERRA DE LOS HIJOS DEL DIOS PAN la Tierra de Todo y de Todos
Nosotros la llamamos España, los franceses L'Espagne, los ingleses Spain, pero Hispania “Ispanía” es el nombre original que dieron los íberos a este país. Sí, parecido a como se dice en latín, pero con un matiz sustancial y no poco menor, y es que en latín el acento recae en la /a/ y los historiadores han admitido y reconocido que Hispania no era una voz latina y es cierto, en realidad si son lo bastante observadores escucharán como incluso los actuales griegos hoy vocalizan aun la palabra “España” prácticamente del mismo modo que lo hicieron nuestros íberos:
Ιςπανία
(Is/pan/ía). Sí, Ispania es la Tierra de los Hijos del Dios Pan, también la Tierra de Todo y de Todos.

5
ΙΣΠΑΝÍΑ
1 ΙΣ- Igual a: (Tierra de)
2 -ΠΑΝ- PAN (Dios Pan)
3 -ΙΑ

Concordancia sacra “de” “por” o “para” (el hijo o hijos de Dios)

La “hélade” iberos hablaban con propiedad de todo lo que decían, no decían palabras huecas, vacías. Para ellos todo tenía un significado y gracias a eso hoy puedo probarlo, en cambio nosotros que nos creímos en la cumbre y saberlo todo, nos extraviamos y lo perdimos. La palabra España para nosotros no tiene otro significado más que el de un país de Europa, independiente del sentimiento y emoción que cada cual le ponga al pronunciarlo, sin embargo dense cuenta de la cantidad de información que con un sencillo acrónimo o sintagma íbero como es el de Ispanía eran capaces de comunicar. Nosotros nunca antes lo supimos ni lo comprendimos remotamente. El idioma ibérico es sencillamente una lengua extraordinaria y un idioma nuestro, y también sus distintas variaciones. Nosotros renunciamos a todo ese maravilloso conocimiento. Así que ahora les daré más detalles para su comprobación:
UNO: Primero, el prefijo “Ἱε-” en realidad contiene una respiración que significa “igual a” y etimológicamente proviene del adjetivo ἴσος - η -ον, es decir que pone “aquello” en igualdad de “algo”. No es un concepto fácil de entender para los españoles de hoy, pero les daré un ejemplo por el cual les resultara fácil y lo comprenderán perfectamente, ya que es “igualarse a”. Sin duda conocen que en la religión cristiana el “Dios Hijo” es igual al “Dios Padre” pues bien, este es Ἰησοῦς

“Jesus” y se representa con “ΙΣ” en la nómina cristiana porque precisamente “Hijo” y “Padre” se igualan Dios. Les pondré un ejemplo de uso del prefijo y lo haré con un pasaje bíblico; Mateo 3:5 para que les resulte mucho más familiar: “Τότε ἐξεπορεύετο πρὸς αὐτὸν Ἱεροσόλυμα καὶ πᾶσα ἡ Ἰουδαία καὶ πᾶσα ἡ περίχωρος τοῦ Ἰορδάνου.” (Entonces la gente de Jerusalén , todos los de Judea, y toda la región del Jordán iban a él.)
Vean como para referirse a un sitio, lo hacen de este modo para referirse a un nombre singular femenino:
Ἱε ροσόλυμα“– Ciudad de – Jerusalem”. Verán que la ciudad de ” incorporada a Jerusalem tiene el mismo afijo que se usa para nombrar a España. Es decir “ΙΣ” es igual a decir “tierra de”.

DOS: Segundo, la raíz “ - ΠΑΝ - ”y que hace referencia al dios “Pan” es el dios protector de estas tierras pero es posible que las leyendas sobre este dios tan peculiar que tocaba la flauta, y a veces representado como un fauno, despojado de la magnificencia clásica de los dioses del Olimpo confundiera lo suficiente como para alimentar la absurda idea de unos rituales mágicos y sacrificios inhumanos, que inspirase las teorías avalasen una hipotética ascendencia celta de los íberos y los celtíberos por parte de los antiguos historiadores. Tal vez pensaron que nuestro dios Pan fuese el dios Ogma céltico que pertenece a su mitología de druidas y guerreros. Pero lejos de ello, en cualquier caso Pan es un gran dios heleno y adorado por los pastores pelasgos y arcadios, entre otros.


10 LA GRAMÁTICA ESPAÑOLA La lengua ibérica anterior al periodo romano es irreconocible en la lengua española, tanto que los lingüistas de todo el mundo y todas las épocas han sido incapaces de llegar a leerla y entenderla. Tiene una explicación, es porque la primera es una lengua con una ortografía
rara
que se resistía a ser desentrañada pero 2012 fue la fecha término. Y los lingüistas han tratado también de entender la realidad compleja de la lengua española pero cuando nosotros la utilizamos surge de un modo natural, la expresamos inconscientemente. Pues bien, esta gramática española es milenaria y por lo tanto está en nuestro inconsciente desde tiempos remotos. ¿Cómo es posible que los filólogos no conocieran que nuestra lengua tiene origen en la lengua de nuestros antepasados los iberos y los celtíberos? La respuesta es fácil, nadie había podido leer hasta el día de hoy adecuadamente los textos ibéricos para darse cuenta y advertirlo. Pues la lengua española de ningún modo es la continuadora pero ni de lejos del latín, y menos aún de otro latín que siquiera existió:

El Vulgar
. Lo usaron de excusa para justificar un origen basado en esta lengua. Es evidente que el latín no puede ser nuestro idioma, por ello entonces se inventaron la idea de este supuesto “latín vulgar”, nadie lo podía comprobar al tratarse de un idioma hablado. Nadie podría desmentirlo porque no hay un registro fonográfico de la época. ¿No lo hay? Sin embargo permitan que les anuncie que sí que existe un registro de sonido. Nadie lo hubiera dicho pero está en nuestra propia fonología española y a diario. Sí, nuestra lengua vernácula y que fue justamente la de los íberos y los celtíberos. Ciertamente la collocation que usa la lengua española y la celtíbera son distintas, pero ese distingo es irrelevante, lo mismo ocurre con el latín. Los determinantes en celtíbero se colocan al finalizar y no al comienzo como en español, pero por lo menos los tiene y en cambio el latín no los tiene. Es cierto que la ortografía que usa la lengua española y la celtíbera son distintas, las letras en español gráficamente son latinas pero ese alfabeto que usa el latín está extraído del antiguo griego, y la gramática española y la celtíbera están emparentadas porque son la misma gramática, la misma lengua. Pongamos un ejemplo: En español el género gramatical en los sustantivos atiende a la distinción entre el masculino y el femenino e indica la concordancia que un nombre exige al determinante, el pronombre o el adjetivo. ¿Cómo lo hacían pues los celtíberos? Exactamente igual que nosotros. Su flexión para el modo
femenino usaba la letra “
-
a” del mismo modo que lo hacemos en español. Pongamos otro ejemplo: En español el número gramatical entre los sustantivos refleja la distinción que hacemos entre un número singular y un número plural. Los sustantivos en español
resuelven la forma singular de otra forma plural distinguiendo entre “uno” y “más de uno”.

Lo hacemos añadiendo la letra “-s” al final. ¿Cómo lo hacían pues los celtíberos? Exactamente igual. Para ser una lengua, la de los celtíberos “rara”, hay que decir que es más extraño aun que coincida exactamente con la nuestra. Es comprensible que los lingüistas se hicieran preguntas y no pudieran responderlas anteriormente, pero dicho esto cabría que se hicieran una simple pregunta ahora y de fácil respuesta hoy: ¿El castellano es continuación del latín o por el contrario es continuador de la milenaria lengua ibérica? Si el español no sigue el patrón lingüístico fijado por el latín cuando sí que aplica el modelo ibérico, podemos discutir todo lo que se quiera durante todo el tiempo que se quiera, pero se entiende que no deja mucho margen a la discusión. De todos modos, lo expondré más exhaustivamente a continuación para que hagan sus comprobaciones. Entre otras cosas, noten que en latín no existe el artículo, por el contrario en español y en celtíbero sí:
Pater dicit.

“el padre habla”. Veamos otro caso: El latín usa la “s” final para la concordancia de sustantivos que por otro lado son de número singular: Magister


11
clarus.

“el maestro culto” y para la plural usa la desinencia “-i”:
Milites laeti.

“Los soldados alegres”. ¡Por favor! eso es italiano. De ninguna manera es el modo en que lo hacemos ni hemos hecho nunca en castellano, tampoco en celtíbero, ambos usamos la “-s” para tal propósito. Son demasiadas casualidades como para obviarlo y no tenerlo en cuenta. Compruébenlo, por favor. Miren, si el español fuera continuador del latín, su gramática seguiría el patrón fijado por esta lengua. La única semejanza entre el latín y el español estriba en que usan un abecedario latino para escribir los textos de sus respectivas ortografías. Eso por otro lado es común a un gran número de idiomas europeos y no europeos que también usan el patrón latino y que sus idiomas se conoce abastamente que no provinieron del latín. El español y el latín coincidirán en algunas palabras, sí, en todas aquellas las que el latín haya tomado prestado del griego antiguo y que es nuestro original idioma. En cambio, el español es continuador de la lengua ibérica de los íberos y los celtíberos porque no sólo nuestras palabras tienen el origen etimológico en éste como se verá finalmente, sino que además se sirve objetivamente de un igual modo tanto de pensar, entender y componer sus gramáticas. Y no es que lo hagamos parecido, es que lo hacemos igual. Eso debería ser determinante y concluyente. Veamos esto en las clases semánticas. LAS VOCALES ESPAÑOLAS En español hay cinco fonemas vocálicos. Pero sepamos cuantas vocales tiene la lengua ibérica de los celtíberos: Cinco. Sí, cinco y son las mismas vocales exactamente iguales que los cinco fonemas vocálicos que tenemos hoy en día en español: /a/ /e/ /i/ /o/ /u/ pero que ellos escribían así:
á, è, í, o, U.
Con la llegada de los romanos cambió la grafía pero ¿saben cuantas vocales tiene el latín? 10 vocales. Si realmente el español fuera continuador del latín hoy la lengua española tendría 10 vocales. ¿Las tiene? ¡No! B y V
El topónimo de “Valencia” deriva del término latino
Valentia Edetanorum
que le dieron los romanos al fundarla, según nos cuentan los eruditos. Y eso estaría bien si no fuera porque no la fundaron los romanos. Ciertamente Valencia fue una colonia romana en el año 138 a. C., siendo cónsul Décimo Junio Bruto Galaico, pero los romanos con el nombre que dieron a la ciudad ya reconocían de
facto
que era un nuevo reasentamiento
hecho en tierra de los edetanos, y “edetanos” déjenme decir
les que es el gentilicio de las personas que vivieron en el territorio de Edeta y que son los genuinos fundadores de Valencia. Según los historiadores se conocía así tanto a los íberos edetanos como a los romanos de la ciudad de Liria. Así que sus primeros fundadores la tuvieron que llamar forzosamente:
Blemya

“Balentía” y por dos sencillas razones. En primer lugar porque
la ciudad estuvo bajo la protección del dios edetano BA y en segundo lugar porque los
iberos y los celtíberos, aun tenían el carácter “
V

cuando escribían, éste tenía el valor de
nuestra actual “N” y entonces no distinguían entre “B” y “V” cuando ellos
pronunciaban y ¿saben qué? Aquí está lo bueno del asunto: Nosotros tampoco, siquiera
miles de años después. Si escribimos “B” o “V” los espa
ñoles deberíamos distinguir los sonidos de una y otra letra ¿no es así? Sin embargo en español no lo hacemos ¿por qué no lo hacemos? Es algo extraordinario que no tiene explicación ¿No la tiene? Sí que la tiene y es que no lo hacemos porque aun los romanos las cambiasen y nos latinizasen el idioma nosotros continuamos vocalizando como nuestros antepasados, y ahí ustedes tienen la mejor prueba para demostrarles que nuestra fonología castellana la heredamos exactamente y directamente de los iberos y los celtíberos y no del latín como se afirma.


12
En latín se distingue perfectamente entre la letra “B” y la “V”. Y el latín es una lengua
extraordinaria, es un éxito de tipografía, no obstante lo cierto es que siendo sinceros, tomó nuestra lengua celtíbera y la modificó con metódicas normas. Por el contrario es nuestra lengua quien provee etimológicamente al latín en cambio y no al revés. El latín siquiera existía cuando la lengua ibera y celtíbera llenaba de significado todas las estelas de esta península. No supieran leerlas dificultó que no estuviera claro ya.
HERRAR CON “H”

El carácter “H”
era una letra de uso común para los celtíberos. Representaba nuestro
sonido actual de la vocal “o”. Tenía un sentido y también fonético. Por el contrario ¿qué
sentido tiene en la lengua española escribir una letra H? No tiene ningún sonido. Es una absurdidad de Perogrullo. Escribir por escribir. No tiene la menor lógica una letra inútil. La razón es muy poderosa y es que nuestras palabras no la llevaban, fue forzada por los romanos. Es una letra falsa o falseada, como prefieran. Es inyectar un código que consideraríamos de todas, todas, malicioso. Verán, la lengua ibérica ya tenía la palabra
“ola” ¿para qué “hola”? Tenía el nombre de “Ispania” ¿para qué “Hispania”?... La letra “H” como fonema no tiene ningún sentido. Es sólo una muestra de imprimir carácter
del latín a un idioma que no es latín y tampoco lo necesita.
Humanum est errare.
“Errar es humano.” Y
errar

no lleva “h” sin embargo lo que se le ha hecho a nuestra lengua ibérica, a eso se le llama “herrar” pero con “H” porque marca el ganado y también lo
s artefactos, pero
herrar
un idioma es cosa distinta, es bastante incoherente y raya con el mayor de los ridículos. Sin embargo nuestros jóvenes que son el colectivo con la inteligencia natural más evolutiva, razonan y dan toda una lección de gramática y
ortografía pues, cuando ven una “h” que no la necesitan para nada, prescinden de ella.
Los puristas de la lengua se llevan las manos a la cabeza pensando que los chavales están corrompiendo la lengua española, en lugar de comprender que son quienes la escriben como se debería, como lo hicieron sus tatarabuelos y de un modo sensato y correcto.
NI “C” NI “Q”, SIEMPRE “K”

¿Qué ocurre con nuestro rasgo distintivo en la fonología de la consonante “k”? y que es
propia y genuina de los íberos y los celtíberos. Para ellos no era una consonante porque la vocalizaban como si de una sílaba se tratase al contar con cinco sílabas para ese sonido, una para cada vocal:
C, w, Ï, X, ù.

“ka, ke, ki, ko, ku”. Pues ocurre que no
importa que nos hayan obligado a escribir form
almente “casa” con “c” o queso con “q”
y que son letras propias del latín, que nosotros tozudos las continuamos articulando del
mismo modo que nuestros antepasados en “oclusiva velar” y con el fonema de nuestra lengua vernácula “k”. Llevamos tan sumamente
interiorizado en nuestro inconsciente nuestra sonoridad /k/ que hasta incluso cuando nuestros jóvenes han de representar ese sonido aleatoriamente, de un modo instintivo prefieren utilizar en sus mensajes de texto
corto la “k” que cualquiera de las otras opciones posibles, la de una “c” o la de una “q”
que por otro lado no son propiamente nuestras. LA LETRA Ñ Los celtíberos no doblaban letras, es decir no tenían letras
doppia

“dobles” y así ha
seguido siendo hasta nuestros días también en nuestra lengua española. El caso de la
letra “ll” es distinto porque es un sólo carácter y no dos que se comparten entre dos

13 sílabas, anterior y posterior tal y como hacen otros idiomas como el griego o el italiano.
La “rr” sigue siendo una sola letra, incluso se fracasó con su pretensión de la doble “n”, puesto que cada vez que aparecía una “n” doblada, como por ejemplo:
Anno,
lo que
hacían los castellanos antiguos era poner una tilde sobre una “n” y obviar la otra, ese es
el verdadero origen del nacimiento de nuestra ori
ginal y particular letra “Ñ”:
Año
. Los castellanos hoy tampoco repetimos las letras. Les muestro un carácter propio del griego
y que no existe en latín, gráficamente pudiera sernos bastante familiar: “ἤ”.
La impronta ibérica fue tan grande que incluso sin pretenderlo, se impuso al latín. Así que ya ven que no fueron críos
irresponsables
con mensajes de
sms
los primeros en abreviar la hermosa lengua española.

EL PATRONÍMICO EN “EZ”
Los patronímicos en español se derivan del nombre del padre mediante sufijos tales
como EZ y se ha dicho que significan “hijo de”, pongamos el caso de González hijo de
Gonzalo, Fernández hijo de Fernando, Rodríguez hijo de Rodrigo, Martínez hijo de Martín, etc. Los eruditos han admitido que no queda claro el origen de esta terminación y algunos investigadores han opinado de qué se trata de un sufijo de origen prerromano, y están en lo cierto. Piensan que fue heredado por los visigodos y en eso tampoco les falta razón, pero en cambio no nos han dicho de quien lo heredaron, por lo cual se lo atribuyen de manera general al idioma gótico y no obstante no lo encontrarán en ninguna lengua germánica. ¿Por qué? Pues porque este sufijo fue una declinación usual para los celtíberos cuando querían indicar una pertenencia cierta. Es frigio. Y en la
actualidad podríamos decir que el sufijo “ez” significa “hijo de” porque es una derivación de lo que originariamente para los pueblos helenos significó “propiamente”
sobre la procedencia
verdadera
. Aunque ellos usaban el modo genitivo para referirse a los nombres, en cualquier caso se decía del nombre derivado perteneciente al padre que
“aplicado al hijo” denotaba en éstos
la calidad de tales
. “EZ

literalmente en celtíbero
entre otros apelativos quiere significar “legítimo” y podemos leerlo sin ir má
s lejos en el
mismo “Bronce de Luzaga” en su sintagma “Tek
-
ez” para referirse a la certeza de su
procedencia de Teke (Anatolia). Nuestra lengua dejó de lado las declinaciones celtíberas para pasar a ser una lengua preposicional, pero esta declinación residual es una prueba
más de que el celtíbero es nuestra propia lengua, y ese patronímico castellano “EZ

es el auténtico fósil lingüístico que así lo confirma. Mírenla, ¿no les parece castiza y más
chula que un 8, esta magnífica letra celtíbera? “
F

responsable de que ustedes hoy se llamen Gómez, González, Fernández... LOS ARTÍCULOS
Los artículos que usaban los celtíberos fueron: “ka” “ko” “kos” y “ta” “to” “tas”. Los
escribían al final de la palabra o sintagma igual que los griegos, estos determinantes son hoy nuestros artículos: ta la ko lo kos los to el

la

lo tas las


14 Sepan que los españoles y los celtíberos usamos los mismos artículos escritos de modo distinto, pero el latín no los tiene ni los tuvo nunca, ni parecidos ni no parecidos, ni escritos delante ni escritos detrás. No los usaba. No es nuestra lengua. Si eso no es suficiente para que se abra y hagan una profunda reflexión de cuales han sido los criterios para establecer que nuestra lengua es la continuadora del idioma latín, podrán seguir 3000 años más sin conocer ni tampoco comprender nuestros auténticos orígenes lingüísticos. Afirmo rotundamente que la lengua castellana y por ende española, es la lengua de nuestros antepasados los íberos y los celtíberos una vez transcrita a la lengua romance




27
según el historiador Curtius, de la raíz Τεκ al igual que justamente el verbo τίκτω “dar a luz”, así como las palabras τόκος τέκνον “el que edifica” “la progenie” y τεύχω “a la fabricación”.
Pero verán de su importancia y es que la desinencia -
ες
(-ez) es una
concordancia que significó “desde” o “de” para luego derivar en “verdadero”. Se les atribuyó a los “godos” pero no se supo de donde lo heredaron, ahora queda patente
donde tiene su origen. Y aquí queda explicado. Se aplicaba cuando se quería indicar que algo tenía una procedencia. También es necesario decir que
Teke
también es el nombre con el cual se llamó antiguamente a
Anatolia,
la moderna Turquía. Y no hay que olvidar que el sufijo
ες

“ez” es sustancial en
nuestro idioma, significa incluso en nuestra lengua
“descendiente de”. Pues bien, aun ya no usemos las declinaciones, conservamos esta
concordancia paleolítica
ες

“ez” en apellidos tales como
Rodriguez hijo de Rodrigo, etc.
Incluso en nuestra lengua españo
la aplicado a los adjetivos esto significa la “cualidad de”. Les pongo un ejemplo:
de estúpido es la estupidez,
si a esto pudiéramos llamarle
“cualidad”.
FRIGIOS De los pueblos
frigios
se ha declarado que no tenemos un gran conocimiento pero hay tanto que decir que explicarlo en estas páginas no sería posible, baste que digamos que se convirtió en un reino en la parte centro-oeste de Anatolia y que fueron famosos por distintos motivos, especialmente por sus reyes legendarios de la época heroica de la mitología griega: Gordias, cuyo nudo gordiano posteriormente cortó Alejandro. El Gran Midas, que todo lo que tocaba convertía en oro. Migdón, que luchó contra las amazonas. El rey Dimas. Y el mausoleo de Halicarnaso considerado una de las siete maravillas del mundo antiguo y un largo etc. Nuestros íberos septentrionales descendían de estos pueblos helenos con avanzada cultura y perfectamente organizada de un mundo moderno de hace miles de años y que dejaron una huella imborrable, aun quedase velada por tanto tiempo. Por otro lado, siempre que hicimos mención a los griegos de la península ibérica, nos limitamos a referirnos a los modernos helenos que llegaron para fundar
Emporium

“Ampurias” y poco más, quizás otras colonias a lo largo de la costa
mediterránea. Sin embargo desconocíamos que otros helenos, minoicos y micénicos llegasen anteriormente. Nadie los tuvo en cuenta y pasaron inadvertidos cuando estaban asentados como autóctonos fundando toda una Iberia en occidente y siendo los auténticos artífices de toda nuestra cultura. Celtíbero y Heleno son palabras que no casan mucho. Es por ello tan delicada y ardua mi tarea de rehacer y rehabilitar en su justa medida todo este enorme desatino, sabiendo que no podré hacerlo completamente, si no es con su apoyo y la ayuda de todos. Así que ahora nos acercaremos a uno de nuestros orígenes para conocerlo algo mejor, pues antes lo ignorábamos y por tanto todo esto nos quedaba lejos. Sin embargo ahora su conocimiento nos lleva directamente al punto de equilibrio de nuestra historia. Verán, los historiadores señalan el origen del nombre
Kαρία

“La Caría” como un epónimo derivado de un rey cario llamado Κάρ

“Car”. Y todo apunta a pensar que los pueblos que constituían La Caría eran los Κάρυο del Cáucaso aunado a los Καρικός, los Misios, los Lydios y Lycios. Es normal que todos quisieran atribuirse la fundación de La Caría pero el caso es que para nosotros, en definitiva formaban un sólo pueblo, y éste son los orígenes posteriores de una iberia septentrional. De este nombre tenemos muchísimos derivados:
Καρ “Car”
Κάρας “Caras”
Κάρες “Cares”..
.
Recuerden que los celtíberos de Segeda huyeron conducidos por su líder Καρος “Carós”. Pero incluso Κάρυο dicho en latín: Carpitano, o en castellano Carpetano, Cariota, Cario, todo hace referencia al mismo concepto pero dicho de modos distintos. 28¿El nombre será originario de Καρπός? que significa “fruto” o bien ¿del genitivo Καρός del legendario rey? No es fácil asegurarlo hoy, pero es probable que siquiera fueran estas las razones o ambas fueran a la vez y que todos tuvieran una parte de razón. Ahora nos adentraremos en la historia de La Caría y que estaba situada al suroeste de la Turquía moderna con capital en Halicarnaso, la actual Bodrum. Originariamente fue fundada por los helenos. Los Καρ y los Καρικός “carico” eran una parte de los hermanos mayores de nuestros llamados celtíberos y se mencionan en los textos cuneiformes datados de la antigua Asiria y en los imperios hititas. Tras estos textos, el primero que sepamos en mencionar nuevamente a los cario es el conocido poeta griego Homero. Lo hace en el Catálogo de Naves y dice de ellos que vivían en Mileto, en la península de Micala a orillas del río Meandro. Se refiere al río Menderes de la península de Asia Menor y que desagua en el Mar Egeo. Y está en lo cierto, puedo confirmarlo dado que Menderes significa en realidad “gran meandro” y efectivamente está situado cerca de la antigua ciudad jónia de Mileto, tal como él dijo. En la guerra de Troya, según Homero lucharon al lado de los troyanos contra los persas (Ilíada). En el siglo V a. C., los griegos decían que los cario procedían de las islas del mar Jónico, mientras que los cario siempre dijeron ser autóctonos, y es que no se ha de confundir las islas jónicas del Jónico con la región Jonia en el mar Egeo. Homero da la razón a los cario y confirma su versión. A día de hoy los historiadores no saben aun que su lengua era la helena frigia, tampoco saben que nuestros celtíberos en la península ibérica eran carios. Los historiadores siempre se han inclinado a pensar que su lengua fue la Luvita, se equivocan. Heródoto en cambio nos dijo que “los habitantes de Mileto hablaban un griego con acento cario” y hoy puedo confirmar que tenía toda la razón. Pues pude comprobar personalmente que esa lengua con acento cario era la Frigia. Y lo comprobé a través de transcribir el bronce celtíbero de Luzaga. Justamente el padre del historiador Heródoto era cario y su lugar de nacimiento Halicarnaso, así pues él sin duda es una de nuestras mejores fuentes y más fidedignas. En cuanto a la religión sabemos que una de las diosas caría más importante para ellos fue Ἑκάτην “Ékate”, por la que sentían una gran devoción al ser protectora de las casas y de ciudades, y a quien Heródoto llamó Atenea. Los monumentos de Érate en Frigia y La Caría son numerosos, del mismo modo que lo son en nuestro país, pues podemos encontrarla en muchas figurillas esculpidas por los celtíberos. Y nuestros celtíberos que eran aparte del panteón, es notorio que tenían una gran predilección por los Titanes, y Ékate fue la Titán que ayudó nada menos que a Zeus. Ella era la patrona de los pastores y de los marineros, y como era una diosa de las encrucijadas se presentó ante viviendas particulares y frente a las puertas de las ciudades. La reconocerán porque a menudo se la representa con una alta tiara sobre la cabeza. Es Estrabón quien habla de hecatombe cuando se refiere a los ritos celtíberos y ésta es una palabra que aún perdura en la lengua española y que viene a significar “gran desastre”, pero de la cual lamentablemente la RAE dice que tiene origen en el latín hecatombe pero ¿cómo va a ser así? si es una palabra nuestra que usábamos antes del nacimiento del latín y que hasta la propia RAE admite que a su vez viene del griego ἑκατόμβη “Ékatombe”.
De La Caría se llegó a decir que el país era demasiado pobre para mantener una gran población, y que los hijos menores viajaron al extranjero para construirse un nuevo futuro. Ese futuro y ese extranjero fuimos nosotros, los actuales españoles.

Conclusiones: La lengua española es la lengua ibérica, es nuestra propia lengua.
El latín es otro idioma distinto, no sé si ya lo han captado. Hoy queda en entredicho y sabemos que el “latín vulgar” fue una invención que únicamente justifica aquello no se supo y pudo explicar en su día, pero ¿qué ocurre entonces con las llamadas lenguas romances? 29 ¿Existieron? Naturalmente que sí, indudablemente, son justo el eslabón necesario entre las lenguas vernáculas arcaicas y las contemporáneas. En nuestro caso desde las ibéricas (antiguas griegas) en su paso a la romanización y que derivaron en las lenguas que hoy todos conocemos. Les haré una confidencia; cuando busco la etimología primera de una de nuestras palabras, no importa cual, ya sé lo que me voy a encontrar. No en principio, porque quienes deberían saberlo lamentablemente lo desconocen y lo tienen mal. Pero sé dónde debo indagar y cómo hacerlo, y créanme no es inteligencia es método para encontrar su verdadero origen y así demostrarlo. Por lo que espero que a quienes quiera que les corresponda subsanar todo este enorme desaguisado y que es un no parar, ya que tendrán que revisar toda la etimología dada hasta hoy, les ruego que lo hagan con diligencia y alegría. Cuando no sea la castellana, sea la catalana, o la gallega o posiblemente todas a la vez, si acaso desean recuperar la credibilidad y solvencia que por otro lado, siempre se les supuso. Comprobé que los íberos y los celtíberos fueron antiguos helenos. (YO: o poblaciones previas helenizadas) Su lengua era una proto-griega pero escrita de otro modo. La ibérica septentrional tuvo su origen en la Frigia. Hoy sus arcaicos idiomas aun parezca inaudito siguen siendo los nuestros pero una vez romanizados y ya luego escritos al uso romance, aunque no son ni nunca fueron latín. Menos aun el latín vulgar que nunca existió. El latín es otro idioma pero del cual se pretendió y se consiguió en un fraude monumental que la excelencia de nuestras lenguas recayera en él y eso fue hasta hoy porque ahora puedo mostrar y demostrar todo lo contrario. Sin embargo los eruditos en el mayor escándalo de la historia universal son incapaces de reconocerlo porque un día admitieron sin comprobación que tanto los íberos y los celtíberos fueron supuestamente tribus celtas, cuando las evidencias muestran todo lo contrario. Sé que eran antiguos helenos: minoicos y micénicos y lo conozco no porque sea algo que presuponga sino porque ellos lo dejaron por escrito en sus estelas, y fortunadamente puedo leerlas. Así que sé que nuestras palabras son las suyas y el nombre de España nunca transitó, nunca cambió, no para los autóctonos. Los romanos podían escribirla como quisieran pero siempre se pronunció para los habitantes de estas tierras como les suena hoy cuando escribo España. ¿Por qué? Por el acento cario que todo lo hace /E/ y por el yeísmo de su /Y/ que junto a /N/ todo lo hace /Ñ/. España se vocaliza España incluso antes de constituirse como estado o nación, desde su principio, y nunca varió en el tiempo y esto tuvo la razón que aquí les expliqué con todo detalle.
Historia
Site Admin
 
Mensajes: 194
Registrado: 2010 04 28, 1:06

Volver A Mitos y revisionismo historico. La Historia desde la persepectiva del Pueblo.

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados

cron