Foro sobre historia disidente de la Version Oficial y foro sobre neoruralidad y la Revolucion Integral inspirada en los estudios de Felix Rodrigo Mora.

Cómo y por qué se crea la leyenda de una invasion árabe

¿Si no hubo invasion... por que es la teoria mas conocida y casi absolutamente ofrecida por los historiadores?.

Cómo y por qué se crea la leyenda de una invasion árabe

Notapor 711 » 2010 05 04, 12:30

resumen: (los ... indican texto eliminado para abreviar)

Estamos ahora en condiciones para reconstituir el proceso que ha permitido la formación de la leyenda, según la cual había sido invadida España por los árabes…. se esforzaba por explicar con invasiones militares el hecho revolucionario, demasiado sutil para ser comprendido en aquellos años. Las raíces del mito, principio y corolario, han aparecido y han tomado consistencia en Egipto. Trasplantados a España, se han desarrollado en esta nación porque el ambiente social aquí y en Oriente eran similares en sus mayores rasgos. …
En Oriente, adiestrados los hombres cultos en la práctica de la lengua árabe, educados en los principios del Islam, conquistados por el dinamismo de estas ideas, faltos de juicio crítico, simplificaron la historia de los hechos pasados de modo harto simplista. … interpretaron el cambio cultural, para ellos inexplicable, como si hubiese sido el resultado de una conquista militar realizada por los discípulos de Mahoma. ¿No tenían el ejemplo de lo sucedido en sus propios lugares con lo que sabían de la vida del Profeta?
Así, la acción emprendida en contra de los politeístas de la Meca fue proyectada a escala mundial. … en España. El proceso de arabización empezaba a iniciarse. Los males y los desastres de la revolución y de la guerra civil estaban presentes en todas las mentes. …

Presentaba, por otra parte, el problema en España otras dimensiones que el de Egipto, porque en dos. estaba dividida su opinión, cuando en Oriente estaban implicados en el embrollo muchos más elementos. En Occidente, no tenía en Islam el campo libre para extenderse indefinidamente y sin oposición. El partido trinitario no había sido completamente aniquilado por el unitario, ni en la península, ni en el sur de las Galias. No había sido reducido a una ínfima minoría. No había desaparecido el latín de Córdoba, pongamos por caso, como el griego lo había hecho de Alejandría. Por consiguiente, en los primeros tiempos fue distinta la reacción ante el complejo y ....

El mito en los musulmanes españoles
… En los comienzos del siglo IX, en su entusiasmo por la doctrina recién adquirida en contraste con la frialdad y la indiferencia de la gran mayoría que contemplaría con prevención la difusión de estas nuevas ideas, jóvenes estudiantes emprendieron un largo viaje para tomar lecciones en El Cairo de los maestros renombrados. Uno de ellos, Ibn Habib (¡vaya usted a saber cuál era el apellido de su padre!) estudió allí las doctrinas del derecho malequita (de Al Malik) que luego dio a conocer en España. En su obra Tarikh enseña al lector estos conocimientos recién asimilados; y, entre otras cosas nos explica lo ocurrido en su tierra en el siglo anterior. Eran los árabes los que la habían invadido! Cuando Dozy hace más de un siglo estudió este manuscrito, al contacto con la mitología oriental sintió grandísima extrañeza:
«Me pareció como si leyera unos fragmentos de las “Mil y una noches”, escribe en la segunda edición de sus Recherches (1860). Y en sus comentarios establece las bases del origen de la leyenda en términos de gran claridad. ¿Débese concluir que en el curso de un siglo había olvidado la población árabe de España sus tradiciones nacionales y las había trocado por fábulas absurdas? En modo alguno. Los cuentos traídos por Ibn Habib nada tenían en común con las tradiciones populares de España. No es aquí, sino en Oriente y en titular en Egipto en donde los ha recogido. Nombra los personajes de quienes los ha oído: Son sabios extranjeros entre los cuales destaca Abad Alá ibn Wab, un célebre profesor de El Cairo, quien entre otras cosas le ha hecho el relato del desembarco de Taric. Muchas de las aventuras de Muza en el país de Tamid (España era para estos orientales un lugar de maravillas) le han sido contadas por otro sabio egipcio que no nombra. Así, en lugar de interrogar a sus compatriotas acerca de la historia de Muza y de ¡a conquista de la península, ha preferido Ibn Habib preguntar a los doctores egipcios. cuyas lecciones tomaba.

No ha sido el único en actuar de este modo; casi todos los taliba hispanos que iban a Oriente hacían lo mismo. Desdeñando a sus compatriotas que los sabios orientales menospreciaban, considerándolos como ignorantes y rústicos, hinchados de veneración por estos maestros que les adiestraban en las sutilezas de la escolástica, pensaban que estos grandes doctores, sabedores de tantas cosas, debían de conocer la historia de España mejor que sus habitantes. Les atosigaban pues con preguntas sobre el tema. Era para estos profesores la situación embarazosa. No sabían nada o casi nada acerca de la conquista de la península; pero tenían la reputación de saberlo todo y tenían interés en no perderla. ¿Qué hicieron? A falta de algo mejor regalaron a sus discípulos con historietas egipcias».

Supongamos cierta la invasión de 711. Los testimonios de un hecho de tal importancia hubieran debido de ser muy numerosos, en los días de la lucha como después. Admitamos que gran parte de los mismos hayan sido destruidos en los azares de las guerras civiles. Los textos del IX, tanto árabes como cristianos, hubieran constantemente hecho alusión a estos acontecimientos; lo que no ha ocurrido. En el caso de una invasión el papel de los combatientes no se presta a confusión alguna. Invasores e invadidos se distinguen con gran claridad, tanto más si es exótico el enemigo y trae en sus equipajes las costumbres y los principios culturales de una civilización antes desconocida. Nada parecido se trasluce en lo que sabemos de estos tiempos. Lo que domina al contrario en los espíritus es una gran confusión. Por esta razón han podido arraigar en la opinión hispana las noticias traídas por Iba Habib y sus amigos; pero sólo han alcanzado forma a lo largo de los siglos. Más de cien años después de la redacción de Tarikh las crónicas berebere que admiten muchas de estas noticias, acaso extraídas ellas también de la misma fuente, no siguen sin embargo los fundamentos de la doctrina. Cierto, había sido invadida España, pero por los marroquíes, no por los árabes. Hay que esperar los textos de los musulmanes posteriores al siglo XI, es decir de la contrarreforma almoravide, para que adquiriera el mito una contextura coherente. Antes de invadir la península —¿y cómo hacerlo de otra manera?—, se habían apoderado los árabes de África del Norte. Y para apartar cualquier objeción acerca de los obstáculos materiales que dificultaban la verosimilitud del concepto, insistían en que se trataba de un milagro, del respaldo que había concedido a los creyentes la divina providencia.


El mito en los cristianos
El cristianismo y el Islam son religiones providencialistas que tienen su origen en el judaísmo. En estas condiciones era muy cómodo para los musulmanes enunciar que Dios había guiado y ayudado con su intervención milagrosa a los ejércitos muslimes y la propagación de su fe; para los cristianos resultaba el hecho y el concepto insoportables. Pues en su fuero interno no podían menos que preguntarse cómo había permitido Dios semejantes abominaciones. ¿Cómo favorecía a los enemigos de Cristo? Indiscutible era la evidencia. En España habían sido apabullados los cristianos. Millones de fieles en Occidente, en África, en Asia, habían apostasiado. Se extendía por todo el globo el Islam a una velocidad vertiginosa y en todas partes también era el cristianismo el vencido. ¿Cómo era esto posible?
… La resolvieron a su modo, de acuerdo con los gustos del tiempo, es decir, con estilo apocalíptico. … la traducción del texto de Leyre hallado por San Eulogio.
Nació el heresiarca Mahoma en vida del emperador Heraclio, el año séptimo de su reinado, en el curso de la era DCLVI (546). …
¡Después de siglo y medio de dominación árabe en España es todo lo que sabía sobre Mahoma y el Islam un especialista en la cuestión...! Ignora nuestro autor anónimo hasta la existencia del Corán. Esto sería explicable si hubiera sido escrita la biografía en la primera parte del siglo VII, a raíz de la muerte del Profeta; lo que dado el contexto histórico parece del todo improbable. Sea lo que fuere, se puede deducir de esta lectura algunos conceptos que no encuadran con las enseñanzas de la historia clásica.
1) Ha adquirido el autor sus conocimientos fuera de España, pues los intelectuales andaluces que gemían, según se nos asegura, bajo el yugo de los mahometanos ignoran hasta la existencia del Profeta.
…. Redactadas por cristianos asiáticos se comprende su mala fe y extravagancia: Van dirigidos los tiros contra un enemigo.
… En esta época, los manuscritos que no gozaban de nombradía no circulaban; por su coste no eran copiados. El radio de acción del texto legerense debió de ser local.
… Las alusiones a las iglesias consagradas a Eufrasio y a Leocadia demostraban un íntimo conocimiento de la vida religiosa del país.
d. El texto ha sido redactado antes de 848. Es el más antiguo que se conserva en España sobre el Islam. Por los términos empleados, in hoc tempore, debía de escribir el autor bastante tiempo después de los acontecimientos que comenta.
3) Según su propia confesión escribe el autor la biografía de Mahoma para ilustrar a sus lectores acerca de la maldad del «nefasto» profeta. No se trata de un texto polémico en contra de sus doctrinas, que por otra parte ignora. … nos asegura que desde principios del siglo VII ocupaban los árabes, los turbulentos discípulos de Mahoma, nada menos que los alrededores del Monasterio de Leyre, pues para invadir Francia tenían que haber franqueado el puerto de Ibañeta y dominado la región. Como el autor del texto había vivido en este o en otro cenobio cercano, no podía ignorar la clase de vecindad que le rodeaba, tanto máms que habían sido desbaratados los discípulos de su biografiado por Carlos Martel en 733 y éstos a su vez, habían últimamente apabullado a Rolando en Roncesvalles. Nada de todos estos graves incidentes aparece en el texto. Más aún. Al situar la acción de Mahoma en lugares tan alejados de España, cuando según la historia clásica se desarrollaba también en los mismos lugares en que vivía nuestro autor, al ignorar su presencia en su propio solar, confirmaba indirectamente la extravagancia del mito. Su silencio respaldado por el de Eulogio que no había tropezado con árabes mahometanos en su viaje por Navarra se compaginaba con la extrañeza de Juan Hispalense y Alvaro de Córdoba que nada sabían de estas gentes. Si Tudela y Zaragoza hubieran estado entonces gobernadas por árabes, como nos lo dice la historia clásica, no hubiera aportado Eulogio el texto legerense a sus amigos andaluces como una noticia extraordinaria, no hubieran esos amigos intercambiado comentarios sobre el tema y el autor de la biografía hubiera hecho mención de la invasión de España por los árabes. Pues ¿no era para un cristiano hispano la conquista de su tierra la más importante de todas las hazañas atribuidas a los discípulos de este profeta «nefasto»?

Los textos del Anónimo, de Eulogio, del Hispalense y de Alvaro, los más antiguos que se conservan, se complementan no sólo en lo que dicen, sino también en lo que ignoran. Bastaban estos documentos para arruinar definitivamente la leyenda. Mas, como en el tema que estudiamos todo es desconcertante para el no iniciado, ocurre algo aún más extraordinario. Es precisamente en el texto anónimo donde se hallan las raíces que han permitido la formación del mito en el campo cristiano.
A propósito de la acción militar de los discípulos de Mahoma hace el autor una cita importante de la Biblia. La voz del Profeta, que ha leído el lector, es la de Habacuc y las frases insertadas los versículos 6, 8 y 9 del capítulo primero.

Para el Profeta bíblico y sus lectores, los caldeos son los babilonios que han reducido a esclavitud al pueblo de Israel. … identificado los intelectuales cristianos a los árabes, discípulos de Mahoma, con los caldeos de Habacuc. Ha recogido pues nuestro autor con las fuentes que ha encontrado en estos textos la alusión al profeta judío. Fuera o no original, es indudable que ha conocido en España su metáfora un éxito enorme. Se pueden seguir sus huellas en los siglos IX y X. Los principales elementos de la leyenda se encuentran en estas líneas.
a) Para ciertos autores de la Escuela de Córdoba y para los escritores cristianos, los cronistas de la segunda parte del siglo IX, es señalado el enemigo de su religión con la palabra: caldeo. Para Alvaro de Córdoba, por ejemplo, en un extracto del Inadiculus luminosus que hemos citado en el capítulo anterior, la. lengua caldea es sencillamente la lengua árabe.
b) En los textos que hinchan el mito, posteriores al Anónimo, son fielmente reproducidas las imágenes empleadas por Habacuc: …
c) … las conquistas árabes han sido permitidas por la oculta voluntad divina; pero ha intervenido también un instrumento táctico que explica desde un punto de vista terrenal la causa del éxito de tan rápidas invasiones. El arma de guerra privilegiada de los árabes es la misma que la de los babilonios: La. caballería sumer que antaño les ha dado la victoria se ha convertido ahora en la invencible caballería árabe.

… los gozos del amor transformados en horrenda depravación de las costumbres son responsables de la cólera divina que hace intervenir a los infieles para castigar a los cristianos. Y así nace la leyenda de los amores de Rodrigo. … del desierto —lugar por definición inhabitado y en donde no puede vivir la especie equina— habían surgido ejércitos impresionantes que habían conquistado la mitad del globo ¡con el apoyo de una invencible caballería!.
… nos consta la emoción que produjo esta lectura en los escritores que componían la minoría rectora de los cristianos andaluces.
… Se le ocurre entonces a Alvaro una idea genial: Es nada menos Mahoma que el precursor del Anticristo. La herejía dominante en su tiempo es sencillamente la Bestia entrevista en sueños por los profetas... … hay que demostrarlo…
Mahoma es el precursor del Anticristo. «Nosotros también, escribe, afirmamos que se le puede considerar con gran probabilidad como el precursor del hombre condenado.» …
Contrariamente a la historia clásica no nos describe Alvaro conquistas militares, ni invasiones marítimas. Ni en esta obra, ni en su biografía de Eulogio, ni en sus cartas, hace la menor alusión a la invasión de España por una potencia extranjera. De acuerdo con los principios que defendemos, nos describe un vastísimo movimiento de ideas, en su opinión subversivas.

Maozim es en verdad el precursor del Anticristo…. Maozim no es más que el precursor. … Y nuestro Alvaro a lo largo de páginas numerosas se esfuerza en demostramos que la herejía que domina España es este monstruo cuyo objetivo consiste en destruir la religión universal. …
a) En primer lugar domina la herejía las regiones que han sido de los griegos. Se trata evidentemente de las antiguas provincias asiáticas de Bizancio.
b) El segundo reino está constituido por las provincias ocupadas por los francos que han prosperado bajo el nombre de romanos. Hace referencia el autor a los acontecimientos ocurridos en Sicilia que han dado el dominio del sur de Italia a los mahometanos. Según la historia clásica ha sido conquistada Sicilia por los árabes en 827, Bari en 841; es decir, algunos años antes de la fecha del Indiculus, pero en vida del autor.
c) Ha pisado con su pie victorioso y «pegadizo», es decir, que atrae neófitos, las regiones de los godos occidentales. Es España la aludida.
No nos precisa Alvaro cómo esta acción se ha realizado, sino que «se pega» la gente a la doctrina como si fuera cola. En otras palabras, confiesa que goza de un enorme poder de sugestión. Si hubiera sido invadida España por ejércitos llegados de Oriente, atravesando el Estrecho de Gibraltar después de haber conquistado el Magreb, nos lo hubiera comunicado el autor en esta descripción. … La invasora es la idea-fuerza.
Difícil es saber en nuestros días si ha sido Álvaro el creador de un movimiento de opinión que se ha propagado en la sociedad cristiana durante la segunda parte del siglo, según la cual estaba asimilada la herejía a una concepción apocalíptica, o si ha seguido unas ideas ya divulgadas con anterioridad en el ambiente trinitario. Habían reanimado las guerras civiles estas preocupaciones proféticas, como siempre ocurre en las épocas conmovidas por la desgracia colectiva. Por esta razón había sido fácil la transposición. …






Estamos ahora en condiciones de establecer el esquema de la evolución de las ideas que han cuajado en el mito entre la minoría cristiana a lo largo del siglo IX.
1. El recuerdo de las desgracias de las guerras civiles del siglo precedente se mantiene vivaz en los espíritus, pero nadie sabe exactamente lo que ha pasado y por qué ha pasado así.

2. Existen en toda la península, sobre todo en las cercanías de las regiones castigadas por la pulsación (sequias e inundaciones catastróficas que habian arruinado al campo), como en el valle del Ebro, gentes que son los descendientes de los emigrados que han huido del hambre en el siglo pasado.

3. Pertenecen estas poblaciones al partido unitario o han sido influidas por las primeras propagandas islámicas que han alcanzado el litoral mediterráneo.

4. Hacia la mitad del siglo IX se dan, cuenta Eulogio y Alvaro de que una parte de sus compatriotas heréticos han sido desviados hacia las doctrinas de Mahoma, las cuales se propagan en el ambiente arriano y unitario.

5. Se extienden —empiezan a percibirlo los cristianos— a otros lugares de la cristiandad.

6. Se convierte por esta razón Mahoma para Alvaro en el precursor del Anticristo.

7. Identifica Alvaro la doctrina de Mahoma con la cuarta Bestia de la visión de Daniel, concepto que en otras circunstancias de espacio y de tiempo había sido recogido por Juan de Patmos en su Apocalipsis.

8. Bajo el influjo de los relatos egipcios empieza a divulgarse la idea de que los árabes han invadido España, venciendo a los godos, que los textos primitivos cuidan muy mucho de distinguir de los españoles.

9. Los árabes, discípulos de Mahoma, son asimilados a los caldeos que antaño invadieron las tierras de Israel. El pueblo judío fue reducido a esclavitud, como ahora lo son los cristianos, pues esta minoría española empieza a sustituir a los godos en su calamidad.

10. En el curso del siglo aumenta el divorcio que separa a los unitarios premusulmanes, que hablan árabe, de los cristianos afectos el Dogma Catolico, trinitarista asumido pro Roma y el Imperio Bizantino. Estos son los españoles auténticos para los textos cristianos; los otros que componen la gran mayoría de la población no son todavía invasores asiáticos, sino extranjeros anónimos, es decir, sarracenos.

11. Para explicar este divorcio y superar el complejo de inferioridad consiguiente, se acentúa la interpretación bíblica enseñada por Alvaro en su Indiculus. Se funden las noticias propagadas en el campo adverso con los conceptos anteriores y se convierten los hispanos musulmanes para la mayoría de los cristianos —de una manera vaga e imprecisa en un principio, más luego de modo terminante— en los descendientes de los que en el siglo VIII invadieron la península.

12. La conquista de España había durado tres años y medio.

… esta interpretación a las que hasta entonces habían sido estudiadas en la cristiandad.
«Después de la reconciliación del Imperio y de la Iglesia, se dice en L’Antechrist de Renan la fortuna del libro del Apocalipsis se encontró en gran parte comprometida. Los doctores, griegos y latinos, que no separaban ya el porvenir del cristianismo del porvenir del Imperio no podían aceptar como inspirada un libro sedicioso (El Apocalipsis de Juan), cuyo fundamento estaba en el odio a Roma y en la predicación del fin de su reino. Casi toda la parte esclarecida de la Iglesia de Oriente, la que había recibido una educación helenística, opuesta siempre con repugnancia a los escritos milenarios y judeo-cristianos, declaró apócrifo el Apocalipsis. Pero había alcanzado el libro tan fuerte posición en el Nuevo Testamento griego y latino que era ya imposible expulsarlo.

…. Si en verdad ha impuesto una interpretación original según la cual Mahoma y el Islam substituyen a Nerón y al Imperio Romano, es responsable de un cambio en el curso de las ideas en la Edad Media, cuya importancia es mayor de lo que parecería a primera vista… en el siglo XIII, cuando se dieron cuenta las gentes de que pasaban los siglos, que imperturbable proseguía el globo su viaje por el espacio y que los musulmanes seguían ocupándose de sus asuntos sin más perturbaciones, el sentido de las ideas apocalípticas de nuevo fue cambiado. «…

El recuerdo de ciertos acontecimientos anormales, luego extraños, entonces ocurridos, se conservan en la memoria de las gentes: los desplazamientos de las poblaciones causados por la sequía y el hambre, pero que no se sabe a quién ni a qué atribuir por haberse olvidado las causas, la aparición de los «profetas», las depredaciones de los mercenarios y de los demás aventureros que han venido a España a buscar fortuna, las competiciones entre los diversos poderes provinciales (las antiguas provincias romanas de Iberia) que se han mutuamente combatido por sesenta años, el asalto a las fortalezas y a las ciudades, los incendios, las matanzas, las violaciones, las abominaciones de todo género que la anarquía favorece y que ya no se atreve uno a recordar... En una palabra, todos estos recuerdos confusos y desgraciados con el tiempo habían adquirido formas fantásticas, las que llevadas de boca en boca habían mantenido un complejo de inferioridad que se había enraizado en el inconsciente colectivo. Poseen las crónicas latinas del IX un carácter demasiado local y un estilo telegráfico en demasía para ofrecer una perspectiva nacional susceptible de ser encuadrada en un marco apocalíptico. Pero no ocurre lo mismo con las del X, como en la del Moro Rasis o en la Crónica latina anónima.

Así se explican las contradicciones, los errores, los anacronismos, las lagunas de los textos primitivos. … Era el fruto de un larguísimo proceso que había durado varios siglos. Era esta lenta elaboración el más seguro testimonio de la formación de la leyenda. Pero en esta labor inconsciente de la colectividad, el papel desempeñado por el Indiculus ha sido decisivo. …

En una copia del cronicón Albeldense, encontrada en el siglo pasado en la iglesia de Roda:
«Habiendo así levantado ejércitos, están dispuestos para los combates y de modo continuo por siete años la guerra entre los godos y los sarracenos se propaga con rabia por todas partes... Luego, después de estos mismos siete años cambiaron parlamentarios»….(ya no son los 3 años y medio de otros cronitas, aqui sube a 7) La brutalidad del alud había alcanzado tal furia que no habían podido defenderse los cristianos. Por esto la semi-schemita había sido mantenida por las posteriores generaciones y más tarde había sido repetida la cifra fabulosa en los textos más sesudos hasta la era atómica. …. Mas, no son los españoles los apabullados, son los godos por sus crímenes castigados.

Es notable el observar que no sueltan palabra estos cronistas cristianos sobre sus correligionarios que por lo visto han asistido impasibles a los acontecimientos que azotaban a su patria. Extienden un tupido velo sobre sus abuelos. Nada sabemos, de lo que hicieron, pues, no distinguen como los bereberes a las «gentes de España», es decir, los hispanos musulmanes, de los trinitarios o politeístas. …

Con la invasión eran los godos los vencidos en la contienda... y lo habían sido con el agrado de todos, dada su impopularidad.
…. Serán los hispanos cristianos quienes los destruirán.» En nuestro entender, se esboza con estas palabras finales de su crónica una concepción cuyas consecuencias en el futuro serán extraordinarias; aparecen las raíces de un mito complementario del arábigo: ¡ el desquite de los españoles! Si había sido invadida España por los sarracenos los habían expulsado los hispanos cristianos en el curso de una reconquista que había salvado a Occidente; criterio, en verdad, ingenuo, pues el asalto había requerido tres años y medio y la contraofensiva nada menos que ocho siglos. La candidez es el soporte de cualquier mitología. …yo: sirve de resumen:

Ha sido en España la revolución islámica el producto de una larguísima evolución, iniciada en el siglo IV con las primeras predicaciones arrianas acerca del unitarismo. Luego, poco a poco, empiezan a llegar desde Oriente fermentos que alcanzarán en el siglo IX una gran importancia. Darán nueva vida a energías intelectuales y espirituales, las que asentadas en amplias bases estaban dispuestas a recibirlos. Se vuelven entonces más íntimas las relaciones con Oriente. Asimilada del IX al XI la tradición bizantina, se enardece de nuevo el genio hispano con las ideas que le aporta la civilización árabe. Con la contrarreforma almoravide síntomas numerosos anuncian que la savia creadora empieza a agotarse. Se había ya secado en tierras asiáticas cuando las obras maestras de la cultura arábigo-andaluza alcanzaban su mayor florescencia.
…..
Última edición por 711 el 2013 12 22, 9:29, editado 1 vez en total
711
 
Mensajes: 61
Registrado: 2010 04 29, 1:26

Re: Cómo y por qué se crea la leyenda de una invasion árabe

Notapor atlantido » 2012 01 26, 9:59

mas debería de preocuparles el por qué ha día de hoy y con gran fuerza en los ´´ultimos siglos, el tema de las razas suma recalcitrantemente el dato de que los españoles no son europeos y si son africanos
¿Por qué?
Y yo respondería por que esa preocupación constante y añadiría por qué "nuestros" historiadores, dependientes siempre del mundo catolico, insisten en una propaganda de leyenda negra, aunque esta haya sido desmentida. Por que ese desmedida obcecacion en tapar lo intapable, pues porque la misma europa occidental se tambalearia al ddsstruir sus cimientos, la misma roma sería una traidora e impostora, en suma peligraria su poder y por que los otros amos del mundo occidental reclaman lo mismo, en su caso es legitimo, ya que la sociedad angloebrea, lo es porque lo dice la genetica y porque no hay momento de su historia donde el poder no sea ostentado por personas de ascendencia ebrea, los primeros ministros ingleses son una constante, al igual que los patricios angloamericanos.

Asi pues el pueblo español no sera nunca europeo y pertenecera a una raza distante y enemiga, claro que esto es tambien logico, demasiado saben que el pueblo iberico es propenso a no aceptar ni a los lideres, ni a las potencias extrangeras sobre su suelo, el mismo Murat advierte a Napoleon que sopese a este pueblo que es distinto a todos los demas, el tiempo le dio la razon, pero del mismo modo infinidad de figuras extrangeras nos han visto asi y conocen bien la afición a poner en tela de juicio al mismo dios, es un pueblo al que hay que aislar y debilitar a toda costa, la inmigracion es la formula escogida

El pueblo ibero ha sido perseguido hasta la extenuación, muchas veces con escaso exito, pero es algo a lo que los dirigentes del mundo nunca han renunciado, pues este pueblo se opone entre ellos y el mundo, como asi ha sido en el pasado.
El PROBLEMA ES QUE HOY LA GENETICA HA PUESTO A LOS ESPAÑOLES EN SU SITIO, COMO ORIGEN DE LA RAZA BLANCA, los dioses que buscaban americanos y europeos han aparecido y por lo que se conoce de esos dioses, bien parecen encajar en lo que debería de ser una poblacion de superseres. No es de extrañar la prisa por disolver la estirpe
La autentica libertad se debe de conseguir a traves de la verdad, por eso la verdad la han manipulado siempre, como primer objetivo que es
No hubo moros, porque tampoco los habia en el norte de africa, la guerra fue entre iberos del norte e iberos del sur, no es de extrañar que estos superseres hicieran que durara 800 años, era lucha entre divinos
Sin embargo el alma ibera esta por darse a conocer, les remito
http://www.bibliotecamachado.es/documen ... sibero.htm
donde Machado se acerca al alma ibera, tan facil reconocible, como si el ibero supiera que cuando habla con dios habla con un igual, no es su igual, pero esta invuido de fuerza divina, y ese peso lo han sentido todas las naciones, obviamente le temen al hombre ibero, pero la mentira genetica por medio lo tiene dificil, aunque no menosprecio la frase de (Nietzsche)las convicciones son enemigas de la verdad mas poderosas que las mentiras.
Y asi el ibero en europa es atacado incluso hoy
atlantido
 

Re: Cómo y por qué se crea la leyenda de una invasion árabe

Notapor Historia » 2012 12 18, 1:51

atlantido escribió:... el tema de las razas suma recalcitrantemente el dato de que los españoles no son europeos y si son africanos...
Y asi el ibero en europa es atacado incluso hoy


Gracias por participar, pero quizas su tema no sea el que tratamos aqui.
Desgraciadamente su mensaje nos ha pasado desapercibido este tiempo, al no estar usted registrado.
Historia
Site Admin
 
Mensajes: 194
Registrado: 2010 04 28, 1:06

Re: Cómo y por qué se crea la leyenda de una invasion árabe

Notapor Inak » 2013 08 08, 12:34

Felicidades por atreverte, una interpretación muy interesante sin duda, pero bastante arriesgada a mi modo de ver. El siglo VIII es muy interesante, inestable, y oscuro en toda la zona de Hispania y Gallia, muchos documentos han desaparecido o sencillamente han sidos "extraviados". No he leído el artículo en su integridad, pero mi parecer es que la intervención militar dentro de la expansión del imperio omeya tiene bastante consistencia. Diferentes fuentes parecen bastante consistentes en datar algunos hechos, Batalla de Poitiers 732/733, Batalla de Toulouse 721, intervenciones en Narbonense (Arles, Avignon, Nimes, etc.).

Creo que la importancia que se le da en la historiografía española y occidental en general a la dicotomía Cristiano (bueno)/ Sarraceno, Moro, Musulmán (bárbaro) es sencilla y llanamente ridícula, pero conveniente para la actual historiografía de los grandes estados. La situación era mucho más compleja, las religiones son básicamente formas de legitimación de un orden de cosas, diría sobre todo las monoteistas, pero básicamente hay grupos étnicos y grupos sociales cada cuál con sus intereses, pero interactuando en un mismo marco geográfico y en diferentes. La antigua provincia romana de Hispania era en el siglo VII un crisol de intereses diferentes (sociales, étnicos, de poder): élite militar goda con sus autoridades eclesiásticas, hispano-romanos de tipo romano (católicos) con su prestigio imperial, judíos distribuidos en la mayoría de los centros urbanos de la península y Septimania. Me extraña que menciones a los arrianos, ¿dónde se mencionan a los arrianos en el siglo VII? ¿Te refieres a que basicamente pasaron adoptar otro nombre (unitarios)?

El latín estaba sustituyendo a todas las lenguas celtas y era lengua mayoritaria en la mayor parte de la península, pero no en todo. Probablemente en la cornisa cantábrica se mantuvieron lenguas celtas hasta el siglo IX y el euskera se hablaba desde un lugar indeterminado al este de Castilla hasta la mayoría de los Pirineos (quizá confluyendo con restos de lengua íbera en la zona de Pallars, Lleida) y al norte de estos por Gascuña, habitado por los vascones (entendidos como nombre genérico para un grupo de tribus). Los vascones pasaron a ser cristianos (nominalmente al menos, es decir, que aceptaban esa denominación) entre finales del siglo VII y el siglo IX. A mediados del siglo IX, el rey Ramiro de Asturias estaba todavía quemando paganos en Asturias.
Inak
 

Re: Cómo y por qué se crea la leyenda de una invasion árabe

Notapor Historia » 2013 12 25, 10:30

Inak escribió:Felicidades por atreverte, una interpretación muy interesante sin duda, pero bastante arriesgada a mi modo de ver. El siglo VIII es muy interesante, inestable, y oscuro en toda la zona de Hispania y Gallia, muchos documentos han desaparecido o sencillamente han sidos "extraviados". No he leído el artículo en su integridad, pero mi parecer es que la intervención militar dentro de la expansión del imperio omeya tiene bastante consistencia. Diferentes fuentes parecen bastante consistentes en datar algunos hechos, Batalla de Poitiers 732/733, Batalla de Toulouse 721, intervenciones en Narbonense (Arles, Avignon, Nimes, etc.).


Para enviar un ejercito como el que se describe, a conquistar mundo adelante, sin detenerse apenas por el camino, en un avance alocado, increible, se necesita, primero: un Estado, una infraestructura de Estado que suministre y aporte. Las fechas de como aparece el Coran, cuando llegan los musulmanes a Damaco etc, no paracen confirmar que hubiera tal Estado Omeya en el momento en que la Historia lo dice. Ese Estado se inventa "con carater retroactivo", para justificar todo lo demás y para hacer encajar las cosas cronologicamente: el que ha sido una invasión militar previa a las conversiones.

¿Por qué? Por que en Occidente no se podia admitir una debacle semejante, un abandono del rebaño de esa magnitud. Es una pésima propaganda! Dios les ha abandonado? Grandes extensiones de Africa y Asia habian abandonado o huido del control del Imperio. Habia que explicarlo a quienes aun conservaban, y habia que presentarlo en terminos apocalipticos para que el desafuero ideologico, la herejia, dejara de avanzar. La propaganda, tanto arabe como occidental, funcionó uniendo intereses: la version de avance militar vertiginoso satisfacia a ambas partes. Con eso era suficiente. Y asi durante siglos.
De hecho aun se mantiene el engaño.
Historia
Site Admin
 
Mensajes: 194
Registrado: 2010 04 28, 1:06

Re: Cómo y por qué se crea la leyenda de una invasion árabe

Notapor Historia » 2013 12 25, 10:43

Inak escribió:... Diferentes fuentes parecen bastante consistentes en datar algunos hechos, Batalla de Poitiers 732/733, Batalla de Toulouse 721, intervenciones en Narbonense (Arles, Avignon, Nimes, etc.).
...las religiones son básicamente formas de legitimación de un orden de cosas, diría sobre todo las monoteistas, pero básicamente hay grupos étnicos y grupos sociales cada cuál con sus intereses, pero interactuando en un mismo marco geográfico y en diferentes. La antigua provincia romana de Hispania era en el siglo VII un crisol de intereses diferentes (sociales, étnicos, de poder): élite militar goda con sus autoridades eclesiásticas, hispano-romanos de tipo romano (católicos) con su prestigio imperial, judíos distribuidos en la mayoría de los centros urbanos de la península y Septimania.




Me extraña que menciones a los arrianos, ¿dónde se mencionan a los arrianos en el siglo VII? ¿Te refieres a que basicamente pasaron adoptar otro nombre (unitarios)?

Exactamente. Aunque escasas, aun disponemos de discusiones y diatribas heredadas de atras sobre si dios trino o uno aun en el momento de la "revolucion del 711". El problema aun no se habia resuelto, pese a la propaganda catolica posterior que pretende que todos eramos buenos catolicoromanos desde el edicto de Recaredo. Simplemente permanecia reprimido larvado o ya no se discutia de ello por ser un tema ya muy trillado: el que era trinitario lo era y el que no no y ya no se discutia por ello apenas.

El latín estaba sustituyendo a todas las lenguas celtas y era lengua mayoritaria en la mayor parte de la península, pero no en todo.
[/quote]
Latin, a latin, lo que se dice latin casi ni lo era. Denominado Bajo Latin hay quien le llama Osco; la lengua de la soldadesca y comerciantes, y es dificil imaginar que nadie estudiara el latin de Ciceron, un latin arcaido, clásico, solemne, destinado a las ceremonias y edictos imperiales, pero que nadie usaba, ni en Roma mismo, desde hacia siglos, salvo las clases eclesiasticas y los justicia. Ese latin quedaba relegado a eso: lo oficial. El resto: parloteaba y aprendia de oido la jerga italo-local que es lo que en realidad ha generado las lenguas romances.
Historia
Site Admin
 
Mensajes: 194
Registrado: 2010 04 28, 1:06




Volver A Creación de la leyenda de la invasión árabe

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados

cron