Foro sobre historia disidente de la Version Oficial y foro sobre neoruralidad y la Revolucion Integral inspirada en los estudios de Felix Rodrigo Mora.

Version oficial sobre las monedas acuñadas en Al Andalus

Las monedas son consideradas como una prueba documental de la invasion arabe en Hispania en el 711. Aqui las analizamos. Las piezas y comentarios estan en continuo cambio, debido a los avances de los argumentos. Algunas conclusiones y datos podrian no ser definitivos ni concluyentes. Es un tema complejo y exige a veces saber arabe...

Version oficial sobre las monedas acuñadas en Al Andalus

Notapor 711 » 2012 02 28, 9:58

http://www.mcu.es/museos/docs/MC/ActasN ... rhames.pdf


En el año 104H./722 d.C., las reformas económicas, fiscales y de orden administrativo que lleva a cabo en al-Andalus el wali al-Samh ibn Malik al-Hawlani hicieron posible, por una mayor recaudación, un cambio en la economía y la acuñación de las piezas reformadas.
(711 dice: la acuñación podrian no ser tanto para recaudar como para poder pagar sueldos a la tropa)

Así comienzan las acuñaciones de dirhames con nombre de ceca Al-Andalus, existiendo emisiones anuales desde la citada fecha de 104H./722 d.C. hasta el año 125H./742 d.C., y puntuales en 129, 135 y 136H./ 746, 752 y 753 d.C.
No son muy abundantes los testimonios de estas piezas, y, a pesar de ello, han generado siempre controversia.

Los primeros estudiosos de la materia consideraban de estas piezas que eran falsificaciones o errores de escritura del grabador1 o incluso que no se habían acuñado en al-Andalus sino en Oriente, opinión que hace no muchos años ha reafirmado taxativamente Barceló tras un estudio de los hallazgos de dirhames omeyas reformados en al-Andalus y en Oriente y apoyándose en la fuente de Al-Maqrkzk, según el cual toda la actividad acuñadora estaba concentrada en Wasit entre los años 106-120H./724-744 d.C. y en la noticia que a Miles le transmite M.Marcel Jungfleisch, que refleja la posibilidad de que en Wasit se acuñase moneda de otras cecas, concretamente de al-Andalus e Ifriqiya.

Dice así: “...Los trabajos de M. de Morgan de Wasit han excavado el taller monetario árabe de este sitio y con él un stock importante de dirhames nuevos dispuestos a ser lanzados a circulación, con la mención: hechos en Ifriqiya, hechos en al-Andalus, y que fabricados en Irak no fueron jamás enviados a al-Andalus ni a Ifriqiya”. Para Barceló, y copiando sus palabras, “las monedas con los nombres de ceca Ifriqiya y al-Andalus fueron acuñadas en Wasit en una proporción acorde con los niveles fiscales de estas provincias”.

Sin embargo otro gran número de investigadores creemos que dichas acuñaciones se realizan directamente en al-Andalus.
Para intentar dilucidar la controversia de dónde se acuñaron los dirhames omeyas con nombre de ceca al-Andalus, voy a analizar los hallazgos monetarios de este periodo que contengan piezas de ceca al-Andalus, de igual modo me basaré en las diferencias de diseño de las piezas, y en las acuñaciones durante los supuestos periodos de centralización de la acuñación en Wasit y Dimišq.


1.- Análisis del diseño de las piezas
Un análisis comparativo sobre piezas del segundo periodo propuesto de centralización (106-120H./724-737 d.C.) nos hace suponer que la posible acuñación de las piezas en una sola ceca central sea una teoría descabellada (véase figura 1), puesto que las primeras piezas reformadas andalusíes son muy similares estilísticamente a las de Ifriqiya, en el norte de África, región de la que dependió políticamente al-Andalus en sus primeros momentos dentro del imperio islámico, y tienen poco en común dichas piezas con las de Wasit.

En las monedas de los años 104 y 105H./722 y 723 d.C. esta similitud es delatadora y sólo se puede explicar por la llegada a la Península de grabadores de cuños desde Ifriqiya.
Hallazgos de dirhames omeyas: estudio e interpretación
FÁTIMA MARTÍN ESCUDERO
1. Delgado Hernández, 2001, p. 95.
2. Conde, 1982.
3. Barceló, 1988, red. 1997.
4. Miles, 1950, p. 22.
5. Para obtener estos datos he revisado las siguientes publicaciones:
Walker, 1956, y Klat, 2002.


2.- Análisis de la descentralización
En este mismo periodo de centralización no sólo se encuentran dirhames acuñados con ceca Dimišq o Wasit, sino también con 12 nombres de cecas más, entre ellas al-Andalus e Ifriqiya, como se muestra en la tabla 1. Es cierto que algunas de dichas cecas se sitúan cerca de Wasit y Dimišq, pero éstas son tan sólo una minoría, y con acuñaciones puntuales, mientras que la gran mayoría están ubicadas en los extremos Norte, Este y Oeste del vasto Imperio. 1615
Este dato nos podría indicar que dicha centralización tan sólo afectaría a las provincias cercanas a Wasit y Dimišq que son las que fácilmente podrían proveerse de las piezas por ellas acuñadas, mientras que este abastecimiento sería bastante más complicado en los extremos del Imperio, y que aquellas provincias tendrían un nivel mayor de autonomía, el cual les permitiría acuñar sus propias piezas monetarias. La política adoptada, por tanto, sería limitar los centros administrativos al centro y extremos del Imperio islámico.

3.- Análisis de los hallazgos 6
A pesar de estos datos se podría seguir pensando que las piezas de las citadas cecas podrían haber sido acuñadas en Wasit, pero con nombre de cecas de estos territorios extremos, para apoyar más la idea de que las acuñaciones de dirhames omeyas del emirato dependiente andalusí se emitieron realmente en al-Andalus voy a desgranar los diferentes conjuntos monetarios aquí aparecidos. Por evidentes problemas de espacio, y al estar casi todos los hallazgos publicados, tan sólo voy a exponer en la tabla 2 los datos que más nos interesan de cada conjunto: nombre; número total de monedas halladas, que en raras ocasiones coincide con el número de piezas que han podido ser estudiadas, por que el conjunto se ha disgregado, o como ocurre con los hallazgos extrapeninsulares, que en ocasiones se trata de un conjunto mixto, en el que no todas las monedas son omeyas; fecha y ceca de la moneda omeya más reciente del conjunto; intervalo de fechas y porcentaje que representan las monedas con ceca al-Andalus y por último intervalo de fechas y porcentaje de las de ceca Wasit.
Entre los hallazgos peninsulares se encuentran los de Alcaudete/Luque (Jaén/Córdoba)7, Alicante8 (conjunto del que si trataré más adelante, al haber obtenido datos inéditos del mismo), Azanuy (Huesca)9, Baena (Córdoba)10, Carmona (Sevilla)11, Garraf (Barcelona)12, Montillana/Iznalloz (Granada)13 y Yecla (Murcia)14; y entre los extrapeninsulares15: Volubilis (Marruecos)16, Fez (Marruecos)17, Cizre (Turquía)18, Damasco (Siria)19 y Qamisliyya (Siria)20 y por último, otros de menor importancia o peor publicados como son los de Apeni, Denizbaji, Jarvlovichi, Kavshiri, Kirovabad, Kufah, Ma’arrat, Mogilev, Pomerania, Pshaveli, Rayy, Timerevo, Tsimliansk y Uglich.

Respecto al hallazgo de Alicante, sabemos de su existencia por una carta de D. Francisco Codera a S. Lane-Poole, depositada en la American Numismatic Society.
En ella se informa que fue un hallazgo casual, probablemente ocurrido en el año 1913, y del que posteriormente D. Francisco Caballero Infante adquirió 46 piezas. En la actualidad su paradero es desconocido.
Codera tan sólo nos da referencias de 14 monedas, quizás las variantes más destacables: los años 114/731, 117, 118 y 124/741H., de ceca al-Andalus y piezas orientales de al-Kufa 101H., Suq al-Ahw5z 90H., Fasa 80H., M5hk 80H., Wasit 86H., Ifriqiya 103H., Adharbaijan 105H., I76ajr 96H. y Dimišq 97H.
Ante la escasez de datos no podemos extraer conclusiones claves, aunque si remarcar la fecha 124H./741 d.C., de ceca al-Andalus, pieza raray que por su cronología probablemente cerraría el conjunto total.
Los resultados de los porcentajes están condicionados por la escasez de monedas que conocemos del conjunto. Pero aún así destaca la alta presencia de piezas de al-Andalus.

Volviendo al análisis general de los hallazgos, expuestos en la tabla 2, observamos una presencia puntual de piezas de ceca al-Andalus en los hallazgos extrapeninsulares, que no creemos indique nada especial, pues de igual modo aparecen hallazgos en la zona oriental del Imperio, en los que, a pesar de tener gran variedad de cecas, rasgo característico de los hallazgos de esta época, no se encuentra presente ninguna acuñada en al-Andalus. (711 dice: comentario un poco confuso,incluso contradictorio)
FÁTIMA MARTÍN ESCUDERO
1616
6. Algunos de los conjuntos extrapenínsulares aquí citados son mixtos,es decir, en ellos aparecen no sólo piezas omeyas reformadas, sino también sasánidas, árabe-sasánidas, abbasies... sin embargo el estudio se ha realizado extrapolando tan sólo los datos referentes al periodo que nos ocupa.
7. Cano Ávila, 1990.
8. Carta de Francisco Codera a S. Lane-Poole de 29 de abril de 1877, depositada en la American Numismatic Society. Este hallazgo también ha sido citado en Canto García y Barceló (e.p.) y Miles, 1950.
9. Codera y Zaidín, 1913.
10. Martín Escudero, 2001.
11. Maier Allende, 1998.
12. Mateu y Llopis, 1954.
13. Morgenstern, 1980.
14. Codera y Zaidín, 1913.
15. Dispuestos según su lejanía respecto a al-Andalus.
16. Eustache, 1956.
17. Coin hoards. Vol. IV, 1978.
18. Coin hoards. Vol. VII, 1985.
19. Al-‘Ush, 1972.
20. Gyselen y Kalus, 1983.

Los porcentajes de moneda andalusí descienden en proporción con la lejanía de los hallazgos respecto a la Península, y no creemos, por tanto, que en ningún caso esta exigua presencia indique que la acuñación de estas piezas se realizase en Oriente, en Wasit. Las fuentes nos indican que hay población árabe y bereber que regresa a sus territorios originarios, y quizás pudieron partir con un remanente monetario andalusí, al igual que pasa con la población que llega a al-Andalus. Además de este aporte puntual no debemos olvidarnos del quinto del Estado, de Dios, que partiría hacia Dimišq en forma de dirhames, ya acuñados.

La similitud de composición de los hallazgos que hace pensar a M. Barceló 21 en una acuñación centralizada en Wasit, no está tan clara, pues ya hemos observado, al desgranar los conjuntos y analizar los porcentajes de presencia de cada ceca, como, a pesar del gran número de ellas presentes en cada hallazgo, los porcentajes varían dependiendo de la zona de aparición del conjunto y de su lejanía respecto a al-Andalus. Entonces, ¿por qué encontramos tal variedad de cecas y de años?

La circulación de piezas en Oriente sería variada, la producción de una ceca no restringe su uso y circulación a su distrito, sino que circularían por todo el Imperio Omeya, en especial por las zonas mejor comunicadas y más cercanas, por lo que los conjuntos se formarían en Oriente, y continuarían en Ifriqiya y al-Andalus; respecto a la variedad de años, nos puede indicar la masa monetaria en circulación. Además sería más comprensible relacionar este traslado de piezas con los movimientos del ejército en un momento en el que aún no está desarrollado el comercio de larga distancia. Incluso esto ya fue indicado por Barceló 22 al señalar que “las piezas de cecas orientales son congruentes con los hallazgos monetarios de Azanuy (Huesca), en los Pirineos, Garraf (Barcelona) y Montillana-Iznalloz (Granada), que representan el estrato monetario más antiguo en al-Andalus junto a las series transicionales. El estrato corresponde claramente a una importación masiva de monedas de Oriente para ser usadas como estipendios militares (‘a6a’) y ayudar a organizar los variados procesos fiscales alrededor de los que emergerá un estado en al-Andalus...”. Así, del mismo modo que se exporta moneda desde Oriente, sería razonable pensar en la necesidad de la acuñación de esta moneda en al-Andalus, dato apoyado por los porcentajes de moneda andalusí en los hallazgos peninsulares y su correlativa reducción en relación con la distancia del hallazgo respecto a al-Andalus.
La alta presencia de piezas de Wasit en todos los conjuntos puede ser explicada por el hecho señalado por Linder Welin23, que relaciona la función principal de la ciudad de Wasit, campamento militar y reclutamiento de guerreros, con su altísima producción de dirhames, para la financiación de la guerra (soldadas...) y con la extensa distribución de sus monedas y la alta presencia de ellas en los hallazgos.

Spellberg 24 analiza la historia militar de la zona fronteriza norte del Imperio islámico, la zona de al-Jazkra, Armenia, Arr5n y Azerbaijan, y considera que ciertas acuñaciones de dirhames tienen lugar para el pago de las tropas, encontrando “una relación directa entre sus movimientos (del gobernador), las necesidades militares y la producción de moneda”. Y señala como Al-Bal5dhurk al describir la reconquista de al-B5b, sobre el año 113H./731 d.C., enfatiza una conjunción obvia entre la necesidad militar de pagar a las tropas y la acuñación de monedas.
Esta misma situación, que sabemos se da en al-Andalus durante la conquista, sería también posible durante el Emirato Dependiente, coincidiendo además con el sentido de la acuñación de la plata mostrado en este artículo, una limitación del uso de la moneda, como pago al yund, a la vez que como sistema fiscal.
El periodo del Emirato Dependiente andalusí es de movimientos continuos del ejército tanto para conquistar territorios y defender fronteras como para sofocar rebeliones internas.
Chalmeta 25 señala que, tal como indican las fuentes, en el Norte de África se realizó la retribución de los muq5tica del yund mediante la entrega de soldadas (‘a6a’) y alimentos (rizq). Lo que nos confirma que el ejército, por su labor es retribuido desde el Estado. Y el Estado se encuentra en al-Andalus representado por el Gobernador, que sería, como señala Spellberg el encargado de la acuñación.


HALLAZGOS DE DIRHAMES OMEYAS: ESTUDIO E INTERPRETACIÓN
1617
21. Barceló, 1988 (red. 1997).
22. Barceló, 1983 (red. 1997).
23. Linder Welin, 1954-55.
24. Spellberg, 1988.
25. Chalmeta, 1994.

Otro dato que hace que la balanza se incline hacia una acuñación andalusí de los dirhames omeyas con nombre de ceca al-Andalus sería que, como a pesar de que la ceca de Wasit fue arrasada en el año 131H./748 d.C., hallamos dirhames de cronología posterior con ceca al-Andalus, me refiero a las acuñaciones de los años 135 y 136H./752 y 753 d.C., hasta cinco años después del “cierre” de la ceca de Wasit a consecuencia de la revolución abbasí y cuatro de la desaparición de las dinastía omeya en Oriente. Estas piezas cierran los hallazgos de Montillana/Iznalloz (dos ejemplares de ceca al-Andalus y año 135H.) y Baena (un dirham de ceca al-Andalus y fecha 136H.) y poseen una similitud estilística y metalográfica con las anteriores piezas de al-Andalus, que nos impide pensar que en estos cinco años se organizase una ceca en al-Andalus y emitiese piezas de tal calidad y sobre todo, similitud.
Volviendo al yund, al ejército (véase figura 2), la evidencia nos indica que los conjuntos, aparecidos en la Península, que se cierran con moneda andalusí han sido hallados en zonas de asentamientos de las tropas de Baly(Balch), el yund que llega a al-Andalus a sofocar la revuelta bereber del 124H./741 d.C., que partió de Oriente hacia Ifriqiya entre el 123 y 124H./740-741 d.C., y que recibe un sueldo por sus funciones, cobrando cada alistado entre 30 y 50 dinares. Acudirán a sofocar el levantamiento bereber en al-Andalus, una vez apaciguado el Magreb, en 124H./741 d.C. Después de su éxito se instalan en Córdoba y comienzan diversas tensiones y enfrentamientos por el poder, momento en el que se les unen para ayudarles más miembros del yund que habían quedado en el norte de África.
Tras una paz general debida a la actuación del nuevo waly Ab8 al-Ha665r (que trae otro aporte de población árabe, 30 nobles sirios, que salen de Túnez en el 125H./742 d.C., también posible portadora del hallazgo de Baena) en el 125H./742 d.C., el yund sirio se dispersa por todo al-Andalus, en regiones similares de las que provenían, y en una “similitud institucional y económica”26, desempeñando funciones militares y fiscales. Por las primeras es retribuido con concesiones territoriales y por las segundas con 1/3 de los impuestos recaudados a los dimmies. Se asentará el yund de Dimišq en Ilbira, el de Him7 en Sevilla y Niebla, el de Qinnasrkn en Jaén, el del Jordán en Rayyo y Málaga, el de Filas6in (Palestina) en Sidonia, Jerez y Algeciras y el de Mi7r (Egipto) en Ocsobona, Beja y en parte de la cora de Tudmkr.
En este momento aún no está totalmente islamizado al-Andalus, y aunque se supone que ya se cobran impuestos, tal y como señalan las fuentes, la circulación monetaria, que tiene un clara función fiscal, no sería tan variada. Uno de los pocos sectores, sino el único, que recibe en este momento una asignación por parte del estado son el ejército y los “recaudadores de impuestos”, tal y como lo señala Barceló27. Y casualmente se centran ambas funciones en el yund de Baly.
Ante mi hipótesis de que algunos de estos conjuntos perteneciesen a un miembro del yund, como tal se nos muestra en la Tabla 3, los conjuntos aparecidos en el Sur de la Península han sido hallados en zonas donde hipotéticamente se instaló el yund, y casualmente, en las que hay piezas de al-Andalus, estas presentan las fechas de cierre de sus conjuntos. Los hallazgos que no han sido encontrados en hipotéticas zonas de asentamiento del yund, como es el caso de los conjuntos de Azanuy y Garraf, se descubrieron en territorios de población mayoritariamente árabe. No debemos olvidar que en aquel momento de formación no tendría lugar el comercio a larga distancia, con lo que se podría eliminar dicha posibilidad de llegada del conjunto o conjuntos a la Península.
Por último señalar los posibles motivos de ocultación de los conjuntos aparecidos en la Península Ibérica. En un trabajo anterior28 yo señalaba como posible motivo de ocultación para el conjunto de Baena el momento de inestabilidad que supone en 138H./755 d.C. la llegada a la Península de ‘Abd al-Rahm5n I y el apoyo que los territorios donde está asentado el yund sirio le dispensan. La cora de Rayyo y la de Ilbira, es decir donde esta asentado el yund del Jordán y el de Dimišq, le será ofrecida por Y8suf al-Fihri. Recordemos que en los territorios de ambas coras han aparecido los hallazgos de Alcaudete/Luque, Baena y Montillana/Iznalloz.
Pero ‘Abd al-Rahm5n I se enfrentará por conseguir el poder total, así en el 139H./756 d.C. Y8suf al-Fihri y Al-Sumayl reúnen a sus seguidores y se dirigen de Toledo a Jaén y Granada. ‘Abd al-Rahm5n I va a su encuentro desde Córdoba, encontrándose en Armilla, donde se estipula la paz. En su recorrido el futuro ‘5mir de al-Andalus tuvo que pasar por Baena, Luque, Alcaudete y hasta quizás por Montillana e Iznalloz como camino natural.
FÁTIMA MARTÍN ESCUDERO
1618
26. Véase nota 25.
27. Barceló, 1979 (red. 1997).
28. Martín Escudero, 2001.

Pudo ser en estos momentos de desequilibrio, de luchas por el poder cuando algunos árabes asentado en la cora de Rayyo, y en la de Ilbira, ocultasen sus tesoros, en espera de momentos más pacíficos. No hay que olvidar que el año de cierre del hallazgo de Baena es el 136H./753 d.C. y el de Montillana / Iznalloz 135H./ 752 d.C. (de Alcaudete / Luque tan solo conocemos datos de 12 de las más de 100 monedas que aparecieron y entre ellas el último año es 122H. de Wasit) y que ‘Abd al-Rahmán desembarca en Almuñecar en el 138H./755 d.C., pero que en estos últimos años la producción monetaria ha descendido notablemente debido a conflictos internos, luchas por el poder, sublevaciones, condiciones adversas como la sequía que originan pérdida de cosechas, hambres, regreso de la población a Ifriqiya, a Oriente... menos mano de obra, menos superficie cultivada, menos capital recaudado y por tanto menos capital emitido. No se conocen piezas del 137, ni del 138 de la Hégira/754 y 755 d.C., por lo que no estamos capacitados para asegurar la acuñación en este periodo, que como ya hemos visto, era de crisis intensa.
Con todos los datos expuestos espero haber aclarado en la medida de lo posible la idea de que los dirhames omeyas de ceca al-Andalus fueron realmente acuñados en el territorio de al-Andalus.
Bibliografía
Al-‘Ush, M. A. Al-F. (1972): The silver hoard of Damascus, Damasco.
Barceló, M. (1979): La más temprana organización fiscal de Al-Andalus según la “Crónica del 754”
(95/713 [4]-138/755), El sol que salió por occidente. Estudios sobre el estado Omeya en Al-Andalus, Jaén., red. 1997, p. 23-54.
-(1983): Por qué y cómo viajaron las monedas andalusíes a Europa durante el Emirato y el Califato desde el 98/716-717 al 403/1012-1013, El sol que salió por occidente. Estudios sobre el estado Omeya en Al-Andalus, Jaén, (red. 1997), p. 85-102.
-(1988): ¿Monedas lejanas?. Nuevos indicios sobre la producción de monedas y la práctica administrativa fiscal durante el Califato omeya tardío, El sol que salió por occidente. Estudios sobre el estado Omeya en Al-Andalus, Jaén, (red. 1997), p. 73-83.
Cano Ávila, P. (1990): Monedas orientales de época musulmana halladas cerca de Alcaudete (Jaén), Boletín de la Asociación Española de Orientalistas, XXVI, p. 215-231.
Canto García, A. y Barceló, M. (e.p.): Corpus de hallazgos de moneda musulmana en el territorio del antiguo Al-Andalus y regiones adyacentes.
Codera y Zaidín, F. (1913): Monedas árabes orientales encontradas en Aragón, Boletín de la Real Academia dela Historia, LXIII, p. 552-556.
- Carta a Lane-Poole de 29 de abril de 1877, depositada en la American Numismatic Society.
Coin hoards, IV, 1978.
Coin hoards, VII, 1985.
Conde, J. A. (1982): Memoria sobre la moneda arábiga y en especial la acuñada en España por los príncipes musulmanes, leída en la Real Academia de la Historia en junta de 21 de Julio de 1804. Reed. Mayrit. Madrid.
Chalmeta, P. (1994): Invasión e islamización: la sumisión de Hispania y la formación de Al-Andalus, Toledo.
Delgado Hernández, A. (2001): Estudios de Numismática Hispano-Árabe como comprobante de la dominación islámica de la Península, Canto García A. et Ibn Hafiz Ibrahim, T. (eds.), Madrid.
Eustache, D. (1956): Monnaies musulmanes trouvées a Volubilis, Hesperis, XLIII, p. 133-197.
Gyselen, R. y Kalus, L. (1983): Deux trésors monétaires des premiers temps de l’Islam, París.
Klat, M. (2002): Catalogue of the Post-Reform Dirhams.The Umayyad Dynasty, London.
Linder Welin, U. (1954-55): Wasit, the mint-town, Bulletin de la Societe Royal des Lettres de Lund, IV, p. 127-168.
Maier Allende, J. (1998): Sobre los primeros estudios histórico-arqueológicos de la Carmona medieval,
Archivo Hispalense. Revista histórica, literaria y artística, LXXX, núm. 243-244-245, p. 79-93.
Martín Escudero, F. (2001): El hallazgo omeya de Baena: un tesoro olvidado, Actas IV Jarique deNumismática Andalusí, Jaén, p. 81-94.
Mateu y Llopis, F. (1954): Hallazgos numismáticos musulmanes, Al-Andalus, XIX, p. 439-450.
Miles, G. C. (1950): The Coinage of the Umayyads of Spain I, Nueva York.
Morgenstern, R.(1980): Hallazgo en la provincia de Granada de moneda de plata de los califas Omeyas, II Simposi Numismátic de Barcelona, p. 267-272.
Spellberg, D. (1988): The Umayyad North: Numismatic evidence for frontier administracion, The American Numismatic Society Museum Notes, 33, p. 119-127.
Walker, J. (1956): A Catalogue of The Arab-Byzantine and Post-Reform Umayyad Coins, British Museum, Londres.
FÁTIMA MARTÍN ESCUDERO 1620
HALLAZGOS DE DIRHAMES OMEYAS: ESTUDIO E INTERPRETACIÓN
Barbastro
Huesca
Elvira
Jaén
Murcia


Figura 1 Diferencias estilísticas en los dirhames de 104H. de cecas al-Andalus, Ifriqiya y Wasit


Figura 2. Mapa de hallazgos y distribución de la población en al-Andalus
Tabla 1: Cecas que acuñan dirhames durante el supuesto periodo de centralización de las emisiones (106-120H./724-737 d.C.)
Tabla 2: Análisis comparativo de los hallazgos, con porcentajes de los dirhames acuñados en al-Andalus y en Wasit
Tabla 3.- Interrelación entre los hallazgos, el yund asentado en la zona y la fecha de cierre del hallazgo
711
 
Mensajes: 61
Registrado: 2010 04 29, 1:26

Re: Version oficial sobre las monedas acuñadas en Al Andalus

Notapor Historia » 2012 03 17, 11:41

Ver discusion y dudas sobre esta version oficial aqui tambien: post435.html#p435
Historia
Site Admin
 
Mensajes: 194
Registrado: 2010 04 28, 1:06

Re: Version oficial sobre las monedas acuñadas en Al Andalus

Notapor 711 » 2015 03 25, 4:23

Algunas monedas de plata árabes y otros objetos de Kazajstán y su vecindad se han encontrado en Heimdalsjordet, un populoso mercado no lejos del Barco Vikingo de Gokstad, encontrado en Sandefjord, al sudoeste de Oslo.

la plata era su moneda de cambio, y entre los objetos más comunes encontrados en las tumbas de estos comerciantes previkingos figuran pequeños pesos portátiles. Entre las primeras monedas halladas en Succia,hay nada más y nada menos que 7.000 denarios que abarcan todo el período romalio ' y no menos de 52.000 monedas árabes. Las monedas árabes son casi tan numerosas como las de origen franco o germano, y mucho más que todas las antiguas monedas anglosajonas halladas hasta ahora.

¿Qué significa esto con respecto a las monedas arabes o musulmanas encontradas en IBeria, Hispania??
Saquen ustedes mismo las conclusiones.

Si bien la existencia de monedas musulmanas en Hispania parece probar su presencia aqui y que su presencia venia por orden de una estructura de poder musulmana allende los desiertos y montañas, como se dice ahora, la presencia de monedas musulmanas tan lejos como Escandinavia indica que u presencia en Hispania podria ser debido a contactos comerciales normales y no necesariamente al pago de mercenarios o tropas en invasion.

No digo que no, solo digo que no es una prueba esencial. Hay que leerlo todo en el conjunto de pruebas y circunstancias.
711
 
Mensajes: 61
Registrado: 2010 04 29, 1:26




Volver A Las Monedas de la "invasion"

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados

cron