Foro sobre historia disidente de la Version Oficial y foro sobre neoruralidad y la Revolucion Integral inspirada en los estudios de Felix Rodrigo Mora.

Hablar árabe nos hizo creer que éramos árabes

Prolongando y profundizando las tesis de Américo Castro e Ignacio Olagüe, su Historia General de Al-Ándalus sostiene que no hubo invasión islámica -estrictamente hablando-, en la península Ibérica, y expone -con argumentos consistentes y erudición-, que sucedió en realidad.

Moderadores: Historia, Ann.Onime

Hablar árabe nos hizo creer que éramos árabes

Notapor 711 » 2012 05 09, 8:21

al volverse arabofonos, terminaron por creerse árabes. index
§ 2. La cuestión no es tan sencilla de cerrar, por más que tenga razón Maillo en el fondo: claro que eran árabes al ser arabófonos. Como que la arabidad es claramente lingüística y cultural, no racial. Pero Maillo apunta algo que en su momento describíamos al criticar la pasión por los linajes de Ibn Hazm, y por eso decíamos que en el fondo es certero: gran cantidad de familias se dotaron de falsas genealogías árabes. Y prosigue: al sentirse árabes, los andalusíes —sin saberlo— habían elegido una opción cuyas consecuencias históricas todos conocemos: la del extrañamiento y expulsión del país1'*1. En realidad, también existió la opción de cambiar la lengua, dado que afirmar lo anterior en su integridad es, quizá, morisquizar en exceso la cuestión. Pero, insistimos, el fondo sigue siendo válido: se estaba produciendo un injerto de memoria histórica al pensarse genéticamente árabes los recién arabizados. Ello explica cuanto ya avanzábamos sobre la tabula rasa de lo andalusí en las crónicas árabes, etcétera.
caso. Véase, para eso de arrogantes y porfiados —como buenos hidalgos— Américo Castro, El pensamiento de Cervantes. Barcelona-. Noguer, 1980, muy especialmente págs. 136 y ss.
IHElie Kallas, Qui est arabophone. Gorizia: Istituto di Sociología Internazionale, 1999. Y se abre la polémica sobre si es árabe el arabófono o el arabo-escriba. Pero, en cualquier caso, no es una concepción racial sino cultural —por ende— asociada a la lengua materna. Felipe Maillo Salgado, De la desaparición de Al Ándalus. Madrid: Abada, 2004, pág. 23-24.
index
¿Hay una razón religiosa o imperialista en todo esto? Probablemente no; sino que el árabe era la lengua del momento, según puede destacarse del testimonio de sus detractores: aquel Alvaro de Córdoba, comprometido militante cristiano y autor latino de los tiempos que nos ocupan —época de Abderramán II—, dejó escrita una verdadera elegía. “Mis correligionarios —describe— se complacen en leer las poesías y las obras de los árabes.- estudian los escritos de los filósofos y teólogos musulmanes, no para refutarlos, sino para formarse una dicción arábiga correcta y elegante. ¡Ay!, todos los jóvenes cristianos que se distinguen por su talento, no conocen más que la lengua y literatura de los árabes, reúnen con grandes desembolsos inmensas bibliotecas, y publican dondequiera que aquella literatura es admirable [...] Los cristianos han olvidado hasta su lengua, y apenas entre mil de nosotros se encontraría uno que sepa escribir como corresponde una carta latina a un amigo.”
§ 3. Resulta evidente, así, que la elegía de Alvaro es el certificado de nacimiento de ese Al Ándalus árabe en el que —por otra parte— el Siglo de Oro de la cultura judía destacará —entre otras— a la esclarecedora figura del arabófono Maimónides.
711
 
Mensajes: 61
Registrado: 2010 04 29, 1:26

Volver A Emilio Gonzalez Ferrín amplia esta teoria

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados

cron